[…] En consecuencia, si la nutrición es mala, no llevamos una hidratación óptima, no disfrutamos de cierta tranquilidad, no nos movemos y no nos da el sol, la osteoporosis está servida. Cuadra bastante más que el hueso dependa de todos estos factores que de beber leche o no, aunque nos quieran hacer creer lo contrario (por intereses económicos varios) […]

Extracto del libro Paleovida

Artículos relacionados:

Share

Deja un comentario