Si el otro día escribí “Las frutas y hortalizas cuanto más feas mejor“, algo parecido pasa con las partes comestibles de los animales. La tendencia es a comer cosas más “bonitas” a la vista y más inútiles para el estómago. 

Hasta no hace mucho el consumo de órganos era de lo más habitual, y salvo un par de cosas que se siguen comiendo más por tradición que por otra cosa hoy en día brillan por su ausencia.

La densidad de nutrientes que tiene el hígado, corazón, sesos, sangre, riñones, etc (casquería de la buena vamos) no es comparable a ninguna otra parte del animal.

Higado encebollado

Los platos tradicionales y regionales están llenos de recetas en los que se aprovechaba con muy buen ojo estas partes. Pero parece que con el tiempo nos vamos volviendo más remilgados y ahora preferimos una pechuga de pollo blanca e impoluta o un solomillo antes que un poco de hígado encebollado o un revuelto de sesos.

De todos ellos el hígado parece ser el más aceptado así que, ¡por lo menos un plato de hígado a la semana con algo de verdura/hortalizas tiene que caer!

Y vosotros, ¿soléis comer alguna de estas partes?

Artículos relacionados:

Share

10 Comentarios

  1. Yo ahora intento comer hígado 1-2 veces a la semana, sobre todo por el hierro, que parece que tengo tendencia a tenerlo bajo. Pero aún no me atrevo a probar siquiera otras vísceras, aunque sé que debería xD

    Reply
  2. Yo no recomendaría comer hígado, ese órgano es el filtro y laboratorio químico del ser vivo. Si tienes la garantía de que el animal ha sido criado en libertad y alimentado como Dios manda… pero no es esto lo que encuentras en el supermercado.

    Reply
    • estoy contigo… si el hígado procede de ganadería ecológica, vale, si no lo es, pesticidas, hormonas, medicamentos… ahora la cuestión es ¿se vende hígado certificado? habrá que empezar a demandarlo!… lo mismo con sesos, riñones… morcillas, hmm :-p

      Reply
  3. Pues la sangre frita con ajo y perejil esta riquisima! Yo solo como casquería si es de animal criado en casa. Soy de pueblo y tengo esa suerte! Tampoco recomiendo comer casqueria del super y menos higado…

    Reply
    • Ciertamente hay que tener cuidado con la casquería del super, no es que te vayas a envenenar pero mucho mejor si es de alguien de confianza o de animales de pasto.

      Reply
  4. Que opinas de la piel del Pollo, tiene una fama pésima, pero la verdad es que ya casi no me creo nada de las leyendas y de ” lo que se dice…”, es cierto que son abundantes en hormonas y antibióticos? porque un pollito asado Paleo no es lo mismo con su piel doradita que sin ella, que el recato no le sienta nada bien al ave en cuestión.
    Yo por lo demás excepto las manitas de cerdo, me como todo lo demás y además me encantan, sesos,higado,riñones,sangre….
    Un saludo

    Reply
  5. A mí me encantan los anticuchos…. corazón especiado y picante ;-), después de leer su interesante artículo, voy a probar la sangrecita.

    Reply

Deja un comentario