La verdadera dieta mediterránea no consiste en comer pasta todos los días

¿Cuántas veces te han dicho que la dieta mediterránea es la más saludable y equilibrada?

¿Crees que es acertado proclamar que la base de nuestra dieta y de la dieta mediterránea deban ser los cereales, cuando sabemos que es un alimento muy pobre nutricionalmente y que no hemos tenido que tomar durante decenas de milenios para obtener energía de sobra?

Y en todo caso, la forma de tomarlos, la calidad de ellos y el procesamiento ¿son iguales ahora que hace 200 años?

Por mucho que se repitan hasta la saciedad, se impongan o se enseñen, hay cosas que con un mínimo de investigación caen por su propio peso. Pero, ¿a quien le apetece perder el tiempo investigando un poco hoy en día?

Es el caso de la famosa dieta mediterránea. Un cúmulo de circunstancias e intereses puestos a disposición del ciudadano enfermo de a pie.

Sabemos que antiguamente los paises cercanos al mediterráneo gozaban de buena salud en comparación a otros, al menos en su misma época. Entonces, ¿qué falla?

¿Dieta mediterránea?

Hay tantos flancos por donde atacar que sería imposible explicarlos detalladamente en un solo artículo. Desde la inutilidad de Ancel Keys al hacer sus famosos “estudios”,  hasta el fracaso de las dietas bajas en grasas que han convertido a la mayoría de países que la siguen en líderes en obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Pero quizás el punto más importante sea el de conocer cual era la verdadera dieta mediterránea.

Os dejo con un extracto de la traducción que hizo el blog vidasostenible de un texto de la fundación Weston A. Price (artículo relacionado)

La llamada “Dieta Mediterránea” es una fabricación americana por la sencilla razón de que dentro de Italia, y no hablemos ya de en toda la región mediterránea, la gente come de forma diferente. No obstante, históricamente sí existió algo parecido a una dieta italiana. Esta es la historia: A finales del siglo XIX, Italia acababa de unificarse en una nueva nación. Por entonces, Pellegrino Artusi escribió un libro de recetas titulado La Ciencia de la Cocina y el Arte de Comer Bien. Era una colección de recetas tradicionales de la Toscana y Emilia-Romana (en lo que se refiere a la comida, Emilia es para Italia lo que la Borgoña es para Francia). Este libro llegó a estar en segundo lugar en cuanto a éxito de ventas (el primero era la Biblia). Además es mencionado en un libro de texto de instituto, Historia de la Literatura Italiana, y por una buena razón ya que fue el responsable de que se extendiera un dialecto común en la clase media de la nueva nación. Fue la biblia de la gastronomía italiana para la clase media hasta los años 70-80, cuando la locura por lo bajo en grasa empezó a golpear con fuerza. Yo recuerdo que fue justo en esos tiempos cuando empezamos a comer bastante pasta y pan.

 

El libro de Artusi es la antítesis de lo que hoy en día es llamada la Dieta Mediterránea. Por ejemplo, una receta para el desayuno incluye huevos, mantequilla, anchoas, alcaparras y atún. Artusi enfatiza el uso de grasa animal y carne; de hecho, el libro constituye un festín de alimentos de origen animal. En realidad, el libro comienza con una medición del poder nutritivo de diferentes tipos de carne, con la ternera en el primer puesto de la lista. Hay una sección sobre la pasta en la que Artusi recomienda a los niños, a los ancianos y a las mujeres embarazadas o en la lactancia, que no consuman pasta porque “esto hará que sacien su hambre con ella y no consuman otros alimentos más ricos en nutrientes, como la carne o el pescado…”, y advierte sobre el peligro que constituye ésta para “las personas con tendencia a la obesidad” que no deben consumirla porque “todos los médicos saben que la harina no tiene poder nutritivo e inmediatamente se transforma en grasa corporal“.

 

Los productos italianos más famosos son los de origen animal: 400 tipos de queso tradicional, a la mayor parte de los cuales las leyes estatales les exigen estar hechos con leche cruda (sin pasteurizar) para mayor pureza, como el Parmigiano Reggiano) y cientos de embutidos (prosciutto crudo, prosciutto cotto, salame, coppa, pancetta, mortadella, por nombrar solo unos pocos.

 

Durante los años 50 (cuando Ancel Keys visitó Italia e inició los mitos de la Dieta Mediterránea), muchas personas no podían entonces permitirse la carne, especialmente en el sur. Pero esto ciertamente no se consideraba como algo bueno. De hecho, muchas familias que no podían permitirse la carne aun así compraban pequeños trozos, al menos una vez a la semana, para alimentar a los niños. Mi abuelo, que luchó en la segunda Guerra Mundial, me solía decir: “No te quejes más sobre la comida. Tú puedes comer carne dos veces al día, no sabes la suerte que tienes. A tu edad yo ya sabía lo que era el hambre“. Los ancianos, que vivieron el fascismo, la guerra, la ocupación alemana, y luego contemplaron cómo sus ciudades eran destruidas por los bombardeos angloamericanos, solían hablar así a la nueva generación.

 

Para terminar, en un diario local de la ciudad del norte de Italia de donde yo soy, hay una sección histórica, del tipo de “cómo éramos antes”. Hace unos pocos meses publicó los siguientes documentos de su archivo: Al principio de los años 20, los precios de los alimentos estaban aumentando. Un grupo de “amas de casa de clase media” escribió a las autoridades pidiendo la creación de un comité para controlar los precios. También escribieron una lista de bienes esenciales cuyo precio debía ser controlado, en orden de importancia. El más importante era “mantequilla de primera calidad”. Luego estaba la “mantequilla de segunda calidad”. Luego la manteca de cerdo. Después el aceite de oliva. Seguidamente, una lista de carnes y embutidos. No se mencionaba el pan o la pasta en la lista. Muy diferente de la así llamada “Dieta Mediterránea”.

Puedes leer el texto completo traducido aquí.

Como dijo Robert Lustig en una entrevista:

Y es muy fácil, mucha gente piensa que la cocina italiana es la dieta mediterránea. Pero no hay pasta en la dieta mediterránea. La locura de la pasta empezó con los italianos emigrantes que no podían permitirse el lujo de comer carne y verduras aquí, y de hecho lo exportaron de vuelta a Italia, al igual que el chop suey a China. En realidad pasta y chop suey son inventos norteamericanos. La cocina italiana no es la dieta mediterránea, nunca fue y nunca lo será.

Artículos relacionados:

Share

20 Comentarios

  1. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra22@gmail.com
    Sandra.

    Reply
  2. He disfrutado una barbaridad leyendo los enlaces. Todo cuadra sin necesidad de forzar nada, no como en el pensamiento único, que sólo falta ya que digan que el cereal es uno y trino.

    Reply
  3. Yo siempre me he preguntado ¿en que consiste la dieta mediterranea? porque siempre me han dicho que aquí, en España, somos afortunados de tener la dieta mediterranea pero no se exactamente cuales son sus recetas ¿un cocido madrileño es dieta mediterranea? ¿lentejas con chorizo?

    ¿Podrian ser mas concretos? ya se que el menú de McDonalds no es dieta mediterranea pero ¿que lo es?

    Gracias. Excelente blog.

    Reply
    • Resumen: La dieta mediterránea fue una cosa, luego vino un señor de visita cuando había escasez de alimentos y dijo que era esa, luego se distorsionó más aún y es lo que hoy en día conocemos.

      Para colmo te copio y pego un dato:

      Soria ha sido la provincia emblemática que, junto a Koroni (Grecia), Chefchaouen (Marruecos) y Cilento (Italia), ha abanderado la candidatura de la dieta mediterránea desde hace más de dos años, a través del Gobierno español, para conseguir el reconocimiento de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, que ayer finalmente le otorgó la Unesco en la sesión plenaria celebrada en Nairobi (Kenia).

      Soria…

      Reply
  4. Que conste que antes de hacer esta pregunta he googleado por tu sitio (estonoescomida.com) y como no he encontrado nada pregunto.

    Ya que hablamos de “dieta mediterránea” vs. “typical spanish”, hace años que me preguntó: ¿de dónde salen las típicas tapas españolas más pedidas en los bares: patatas bravas, puntilla, calamares y demás refritos? Porque muy sanas no son. ¿Son realmente typical spanish? ¿Desde cuándo?

    Repito: he buscado pero no he encontrado ningún post donde hables sobre esto.

    Reply
  5. Su ignorancia sobre la cocina italiana es simplemente orrible…le aconsejo informarse….la pasta se come en Italia desde el imperio romano….lea sobre algunos libros de cocina del imperio romano….lea bastante ante de escribir barbaridades!!

    Reply
    • Podrías recomendarme alguno de esos libros sobre cocina del imperio romano? Hasta el momento no he leído ningún libro antiguo en el que la población comiese macarrones para comer y pizza para cenar, a no se que hubiese pobreza.

      Reply
  6. Pingback: Anónimo
  7. Desde cuando los espaguetis ola pizza es dieta mediterránea. …..tenvo 47, peso 65 kilos. Mido 1, 70.musculado, agil y mas.ddsde pequeño hasta la edad de 19 años en mi casa ko probamos los macarrones, pizzas ni nada parecido. Todo era carne a la plancha,pescado, verduras, frutas, lacteos, cereales no procesados y legumbres. Sigo onsumiendo lo mismo y para mi esa es la dieta mediterránea. Soy de valencia

    Reply
    • Así es la dieta de los pueblos mediterráneos; los alimentos procesados que toman como base los cerales son bastante modernos. Y desde su introducción en la alimentación a gran escala y producción han crecido como una pandemia la obesidad y la diabetes 2.
      comer alimentos locales como pescados, carnes, legumbres, hortalizas, verduras, frutas, semillas, frutos secos, aceite, vino y un programa de actividad fisica, ocio y relajación y socializacion es el ESTILO DE VIDA MEDITERRANEO

      Reply
  8. Estoy absolutamente de acuerdo. Las harinas, en especial las de grano procesado, no aportan al organismo más que problemas. Da igual que sea en forma de pasta, de masa de pizza o de galletas; los carbohidratos refinados son los responsables de la epidemia de obesidad y diabetes que padecemos. Contra esta epidemia, tenemos que convertir las carnes, pescados y lácteos en la base de nuestra dieta, comiendo alimentos frescos, sin procesar, acompañados de sus verduras regadas en aceite de oliva. Sólo así lograremos erradicar esta lacra del siglo XXI que heredamos del siglo XX. Además, hay otras formas de cocinar platos de pasta y pizza para evitar los carbohidratos sustituyendo algunos ingredientes. Aquí enseño algunas recetas al respecto: http://www.adelgazarsinmilagros.com/recetas

    Reply

Deja un comentario