Entrevista realizada por “El diario montañés” a Manuel R. González Morales, Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria.

Cito algunos párrafos y os dejo con el enlace a la entrevista completa.

Evolutivamente los humanos hemos ingerido proteínas de la más variada procedencia. Hay que tener en cuenta que el cerebro genera un gran consumo calórico, por lo que se vincula el mayor desarrollo del cerebro humano frente al de otras especies a un mayor consumo de proteínas. ¿Se puede vivir sólo de vegetales? Probablemente sí, y es una opción muy respetable, pero evolutivamente no estamos preparados para consumir solo vegetales.

Por lo que sabemos de otros pueblos cazadores-recolectores, éstos dedican menos trabajo al abastecimiento de alimentos que los pueblos agrícolas y ganaderos. Como no podían almacenar y tenían mucha movilidad, cazaban lo que iban a consumir, para dos o tres días. Además también tendría mucho peso en su dieta la alimentación vegetal, lo que recolectaban, por ejemplo raíces comestibles, frutas, frutos secos… También sabemos que ya los neandethales, hace unos cuarenta mil años, ya pescaban salmones en la zona de Ramales. Lo hemos podido constatar en las excavaciones del Mirón

Otro fuente de alimentación de las comunidades paleolíticas que ocuparon cuevas y abrigos próximos al Cantábrico fueron los mariscos, moluscos como caracolillos, erizos, mejillones, y crustáceos.

Aunque el consumo de vegetales no deja huella en el registro arqueológico, González Morales afirma que «sí sabemos que comían bastante y la prueba la tenemos en el desgate de los dientes. Los vegetales, al llevar mucha tierra, provocan mucho rozamiento en las piezas dentales».

Enlace a la entrevista en la web, y el PDF del artículo en papel.

Artículos relacionados:

Share

Deja un comentario