La mantequilla de imitación -más conocida como margarina- es el ejemplo clásico.

Los alimentos producidos artificialmente que imitan el sabor/textura de otro natural por regla general hay que evitarlos.

Edulcorantes artificiales, grasas hidrogenadas, almidones sintéticos, son algunos de una larga lista.

 

Artículos relacionados:

Share

Deja un comentario