De risas con Batman (II)

Ya tenemos aquí otra ración de nuestro justiciero favorito.

No tengo tiempo para hacer ejercic... ¡Usa las escaleras!

No tengo tiempo para hacer ejercic… ¡Usa las escaleras!

La tónica Schweppes no es un refresc... ¡Tiene mucho azúcar!

La tónica Schweppes no es un refresc… ¡Tiene mucho azúcar!

La soja es buena porque la comen los japone... ¡Fermentada!

La soja es buena porque la comen los japone… ¡Fermentada!

Ese tomate no me gusta, esta feo y deform... ¡Son los mejores!

Ese tomate no me gusta, esta feo y deform… ¡Son los mejores!

Comer bien es muy car... ¡No te gastes el dinero en disfraces!

Comer bien es muy car… ¡No te gastes el dinero en disfraces!

Lecturas relacionadas

Share

Extracto del PDF Principios de las dietas saludables – Fundación Weston A. Price:

Mito: El uso de la soja como alimento empezó hace muchos miles de años.
Verdad: La soja fue recién introducida como alimento durante la tardía dinastía Chou (1134-246 AC), y sólo después que los chinos aprendieron a fermentar los frijoles de soja para hacer alimentos como tempeh, natto y tamari (salsa de soja).

Mito: Los asiáticos consumen grandes cantidades de alimentos producidos con soja.
Verdad: El consumo promedio de soya en China es de 10 gramos (cerca de 2 cucharitas) por día, y hasta 60 gramos en partes de Japón. Los asiáticos consumen alimentos preparados con soja en pequeñas cantidades (como condimento), y no como un sustituto de alimentos de origen animal.

Mito: Los alimentos modernos de soja proveen los mismos beneficios para la salud que los alimentos tradicionales de soja que eran naturalmente fermentados.
Verdad: La mayoría de los productos modernos de soja no son fermentados y, por lo tanto, no neutralizan las toxinas presentes en los frijoles de soja . Además, son procesados de tal forma que la proteína es desnaturalizada y ésto aumenta el nivel de carcinógenos.

Mito: Los alimentos de soya proveen de proteína completa.
Verdad: Como todas las leguminosas, el fríjol de soja es deficiente en aminoácidos que contienen sulfuro. Adicionalmente, el procesamiento moderno desnaturaliza la frágil lisina.

Mito: Los alimentos preparados con soja fermentada proveen de vitamina B12 en dietas vegetarianas.
Verdad: El compuesto que se asemeja a la vitamina B12 en la soja no puede ser utilizado por el cuerpo humano; de hecho, alimentos de soja hacen que el cuerpo requiera de más vitamina B12.

Mito: La fórmula para infantes hecha a base de soja no es peligrosa.
Verdad: Los alimentos hechos a base de soja contienen sustancias como tripsina que inhiben la digestión de proteínas y afectan la función pancreática. En estudios con animales, las dietas altas en tripsina condujeron a un retardo en el crecimiento y a desórdenes pancreáticos. Los alimentos hechos a base de soja también incrementan la necesidad del cuerpo de vitamina D, necesaria para huesos fuertes y crecimiento normal. El ácido fítico en el fríjol de soja resulta en  una biodisponibilidad reducida de hierro y zinc, requeridos para la salud y desarrollo del cerebro y el sistema nervioso. La soya carece también de colesterol, esencial para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso. Las grandes cantidades de fitoestrógenos en la fórmula de soja han sido implicadas con la tendencia actual del desarrollo sexual prematuro en las niñas y del desarrollo sexual retardado en los niños.

Mito: Los alimentos hechos a base de soja pueden prevenir la osteoporosis.
Verdad: Los alimentos hechos a base de soja pueden causar deficiencias en calcio y vitamina D, ambos necesarios para tener huesos saludables. El calcio proveniente de caldos preparados con huesos, y la vitamina D proveniente de mariscos, manteca de cerdo y órganos, son los que previenen de osteoporosis a la población en Asia – no la soja.

Mito: Los alimentos modernos hechos a base de soja protegen contra varios tipos de cáncer.
Verdad: Un informe del gobierno británico concluyó que existe poca evidencia de que los alimentos de soya protejan contra el cáncer al seno u otra forma de cáncer. De hecho, la soja puede aumentar el riesgo de cáncer.

Mito: Los alimentos hechos a base a soja protegen contra enfermedades del corazón.
Verdad: En algunas personas el consumo de sojareduce su colesterol, pero no existe evidencia de que al reducirse el colesterol se reduzca el riesgo de tener enfermedades del corazón.

Mito: Los estrógenos de la soya (isoflavonoides) son buenos para usted.
Verdad: Los isoflavonoides de la soja interfieren con el funcionamiento endocrino. Pueden prevenir la ovulación y estimular el crecimiento de células cancerígenas. El consumir sólo 30 gramos (como 4 cucharas) de soja al día puede resultar en hipotiroidismo con síntomas de letargo, estreñimiento, aumento de peso y fatiga.

Mito: Los alimentos a base de soya son seguros y beneficiosos para mujeres que se encuentran en sus años postmenstruales.
Verdad: Los alimentos a base de soya pueden estimular el crecimiento de tumores dependientes de estrógeno y causar problemas en la tiroides. Un funcionamiento pobre de la tiroides está asociado con dificultades en la menopausia.

Mito: Los fitoestrógenos en la soya mejoran la habilidad mental.
Verdad: Un estudio reciente encontró que las mujeres con elevados niveles de estrógeno en la sangre tenían menores niveles cognitivos; el consumo de tofu en los japoneses-americanos de edad media está asociado con la ocurrencia de la enfermedad de Alzheimer cuando envejecen.

Mito: Los isoflavonoides y la proteína aislada de la soja tienen una condición G.R.A.S. (Generally Recognized As Safe), lo que significa que se les reconoce como productos seguros.
Verdad: Recientemente, Archer Daniels Midland retiró una aplicación del FDA (Agencia Reguladora de Alimentos en EEUU) en la que solicitaba una condición “G.R.A.S.” para los isoflavonoides de la soya, debido a la reacción de protesta de parte de la comunidad científica. El FDA jamás aprobó una condición “G.R.A.S.” para la proteína aislada de la soya, debido a la preocupación que existe respecto a la presencia de toxinas y carcinógenos en la soya procesada.

Mito: La soja es buena para su vida sexual.
Verdad: Numerosos estudios con animales han mostrado que los alimentos a base de soja causan infertilidad en los animales. El consumo de soja promueve el crecimiento de pelo en los hombres de edad media, lo que indica menores niveles de testosterona. El tofu era consumido por los monjes budistas para reducir el libido.

Mito: Los frijoles de soja son buenos para el medio ambiente.
Verdad: La mayoría de los frijoles de soya que se cultivan en los EEUU están genéticamente manipulados para permitir que los granjeros puedan utilizar mayores cantidades de herbicidas, incrementando la emisión de toxinas.

Mito: Los frijoles de soja son buenos para las naciones en desarrollo.
Verdad: En los paises del tercer mundo, los frijoles de soja reemplazan a los cultivos tradicionales, dándole así las ganancias a las compañías multinacionales en lugar de dárselas a la población local.

Share

Salsa de ¿Soja?

Sobre la soja en si podríamos dedicar un artículo aparte, vamos a centrarnos en la salsa de soja.

La salsa de soja que solemos encontrar en casi todas las despensas y supermercados es la de Heinz.

salsa de soja Heinz

Habréis notado sin embargo que esta salsa no se parece mucho a la que te suelen poner en algún buen japonés. La de allí es más fuerte y salada de sabor. De echo en la comida japonesa la salsa de soja muchas veces se usa como sustituto a la sal. La de Heinz resulta como más suave y dulzona.

En el anterior artículo os decía que el orden de los ingredientes es clave para saber cual es la proporción de cada uno de ellos en el producto. Así que vamos a ver que lleva esta estupenda salsa de soja, porque como todos sabemos, ¡si es soja es salud!

Ingredientes salsa de soja heinz

Veamos los 3 primeros ingredientes: Agua, azúcar moreno y jarabe de glucosa-fructosa. Mal vamos… Después extracto de soja (más agua, semillas de soja, trigo y sal) que forma el 12% del producto.  Luego tenemos más sal, extractos a saber de que, y colorante caramelo.

Viendo esto se me ocurre una picada sana, natural y nutritiva. Salmón marinado con un poco de salsa de soja y aquarius para beber. ¿Qué puede haber mejor que el salmón? ¿Y la soja? Y si ya complementamos con una bebida isotónica que nos cubre todas las sales minerales, ¡no se puede pedir más! Nótese la ironía, por si hay algún/a despistado/a…

Yo ahora mismo tengo está:

salsa de soja sin azucar

No es que sea la panacea pero por lo menos no es agua con azúcar.

Share