Sartenada con judías verdes, boniato y curry

No sé porqué pero cada vez que hago una sartenada suele caer en Domingo, y además suele ser del tipo «Sartenada con lo que sea«.

Así que para no perder la tradición ayer volví a hacer una. El espíritu es abrir la nevera o echar un vistazo a la despensa y ver que hay disponible. Hay que  intentar buscar combinaciones que a priori no sean del tipo «mejillones con nocilla», aunque algunas veces los experimentos salen bien.

Nos habían dado unas judías verdes planas, tenía unos boniatos rojos por ahí y un tomate grande que estaba aburrido… ¿Se puede hacer una sartenada con eso? vamos a experimentar.

Como siempre, os pongo como hice esta pero ni mucho menos hay que seguir al pie de la letra nada, la publico para que veáis que no siempre tiene que ser de lo típico.

Ingredientes: (Para 2) 4 huevos, un puñado de judías verde planas, medio boniato rojo, una cebolla, un tomate, ajo, albahaca, jamón, queso, pimienta, sal, aceite, curry, jengibre y no recuerdo si alguna especia más.

Procedimiento: Picar el ajo y sofreír un poco. Al poco echar la cebolla en juliana. Trocear en diagonal las judías para que queden como una especie de bastoncitos (con un pelador las repaso por ambos lados antes para quitar hilillos) y echar a la sartén. El boniato lo mismo, trocearlo en bastoncitos no muy gruesos, echarlo a la sartén. Una vez que la cebolla quede blanda, las judías casi al dente y el boniato a punto también, rallar el tomate y acabar de rematar. Ni que decir que habría que salpimentar. Por aquí más o menos es cuando añadí el resto de especias y el curry (generoso). Como nos habían regalado un jamón no hace mucho, no iba a hacerle un feo así que corté unas cuantas lonchas finas y a la saca también. Una vez tenía la base más o menos hecha, seguí con el procedimiento habitual, 4 huecos en la sartén, huevos dentro, fuego bajo, unos trozos de queso por encima, tapa y esperar. Preferible que la yema no se termine de hacer del todo, cortarla en el plato y mezclarlo todo es un placer digno de dioses.

Media sartenada, la otra ya estaba a buen recaudo.

Media sartenada, la otra ya estaba a buen recaudo.

No tenía muchas esperanzas pero salió bastante rico, exótico, meloso y con un toque picante. Además de un contraste de texturas bastante interesante.

Share

Receta: Sartenada de huevos con lo que sea

Lo de sartenada no sé si quiera si existe, el caso es que lo resuelvo todo en una sartén.  Aunque cualquier cacharro que se ajuste resultará igual de válido.

Hay de dos tipos:

  • Sartenada premeditada. La que piensas con antelación de que vas a hacerla y compras los ingredientes.
  • Sartenada con lo que sea. La que abres la nevera y despensa a ver lo que hay y lo aprovechas todo.

El único elemento que no puede faltar en una sartenada es el huevo.

¿En qué consiste?

Básicamente en pochar o saltear distintos ingredientes en una sartén (siempre con la cantidad justa de aceite, no confundir con una fritada aceitosa) y una vez que estén apunto echar los huevos por encima y sin remover tapar y dejar que se hagan con el propio vapor a fuego algo más lento.

¿El resultado?

Un montón de ingredientes ricos (verduras en su mayoría) con huevo medio hecho por encima (si la yema está cremosa mucho mejor).

Ahora diréis «pues un revuelto o tortilla de toda la vida, ¿no?» No. Las tortillas ultimamente me cansan un poco, son demasiado monótonas. Sin embargo encontrarte los ingredientes sueltos, otras veces un poco de clara y otras un poco de yema diversifica bastante la textura del plato y lo hace más divertido.

En este caso lo que hice ayer para cenar fue una «Sartenada premeditada«:

Sartenada premeditada

Ingredientes que le puse en este caso: Ajo, cebolla, panceta adobada, pimiento rojo, chile fresco, pimiento verde,  espárragos, champiñones blancos, piñones y especias al gusto. Una vez que estaba todo casi a punto, bajé el fuego, puse los huevos y unos taquitos de queso por encima para que fundan.

Se acompaña de una ensalada fresca de pepino crujiente por ejemplo ¡y listo!

Y ya digo, otras veces he abierto la nevera y con la base de cebolla pochada he añadido lo que tenía por ahí. Por ejemplo pimiento, berenjena y un poco de tomate natural triturado o troceado a fuego lento tenemos una especie de pisto suave en el que podemos echar los huevos encima.

Sartenada con pimientos y berenjenas al curry (foto bastante chunga por cierto)

Recuerda que las especias dan mucho juego, y puede pasar de un plato castellano a uno japonés o hindú con los mismos ingredientes.

¡Enviad vuestras #sartenadas vía twitter a @estonoescomida! O también podéis dejar vuestra versión en los comentarios.

Share