Mito: Lo mejor es comer de todo con moderación.

No, no lo es.

“Lo mejor es…”

Será mejor que alimentarse solo de patatas cocidas o solo de donuts, seguramente también será mejor que alimentarse cada día en McDonalds o hacerlo comprando solo en el pasillo de las galletas en un supermercado.

Pero que sea mejor que alimentarse mal, no quiere decir que sea lo mejor.

Este es un mito que parece que se lleva tatuado entre ceja y ceja, y cuando se propone un estilo de almientación que difiere un poco de la creencia popular (popular de hace unas décadas solamente y moldeada a gusto del interesado) rápidamente salta el resorte de  “Lo mejor es comer……”, incluso razonando de mil formas y aportando estudios.

¡Hola! ¡Somos unos tornillos y mis amigas las arandelas!, recuerda ¡con moderación!

¿Por qué se insiste tanto en este mito? ¿Es una recomendación fácil y rápida para no pillarse los dedos? ¿Es un ejemplo de que si repites una cosa muchas veces parece que sea verdad?

“..comer de todo…”

Esta frase puede que tuviese sentido cuando no estábamos infestados de productos industriales o procesados, y aún entonces tampoco era cierta al 100%.

Puede que tuviese sentido cuando se decía que era mejor alimentarse de  frutas, carne, pescado, pan y verduras, que alimentarse a base de baratos cereales o tubérculos porque no se podía pagar más.

¿Pero hoy en día? Entras a un supermercado y el 85% de la extensión lo ocupan productos basura o no recomendables. Es absurdo pensar que lo mejor sería comer un poco de todo cuando lo único bueno se encuentra en ese 15% restante.

La fiesta de la pseudoalimentación

Incluyamos también en nuestra dieta un poco de Amanita Phalloides, un poco de cicuta o un poco de Fugu preparado en casa, son alimentos naturales y como lo bueno es comer de todo.

¡Coméme! ¡Pero un poquito solo!

– ¡Hombre, esta claro que no voy a comer una seta venenosa, eso lo sabe todo el mundo!

Vale, es un buen comienzo, no queremos comer alimentos que nos dañen a corto o, y quiero remarcarlo, a largo plazo. ¿Por qué no aplicamos esta buena práctica en el supermercado? El problema muchas veces es que no se sabe o no se quiere saber que productos son dañinos y cuales no. ¿La bollería industrial es dañina o no? ¿lo es la coca-cola? ¿la leche de soja? ¿y el trigo?

“..con moderación.”

En la cantidad está el veneno. Pero, ¿que necesidad hay de estar tomando un poco o mucho de cada veneno todos los días de nuestra vida? Desde luego la mejor forma de alimentarse no incluiría venenos, al menos los totalmente evitables e injustificables.

Por otra parte, si nos fijamos ya no solo en un alimento en particular sino en los porcentajes que se recomiendan de proteínas, grasas e hidratos de carbono que debemos tomar para una dieta sana y equilibrada vemos que ni si quiera ahí podemos fiarnos. Y mucho menos de las dietas que se basan en contar calorías.

Y otra cuestión, “moderación” para unos significa una cantidad y para otros otra, en teoría para eso están las autoridades sanitarias pero muchas veces dan mas risa que otra cosa. Pongamos el ejemplo del tabaco, para unos resulta moderado fumar medio paquete de tabaco al día y para otros es fumarse un par de cigarrillos. Si estoy buscando maximizar mi salud desde luego no fumaría ni uno solo, yo no veo anuncios en la tele diciendo “fumar un par de cigarrillos al día no pasa nada si es con moderación, ¡fume tranquilo!”, y no los veo ahora pero antes si que existían. Y es que cuando el dinero y los intereses llaman a la puerta…

Marlboro no, pero coca-cola si.

Algún capricho, antojo o comida/cena excepcional de vez en cuando no hace daño a nadie, pero basar tu alimentación en eso si, por mucha moderación que le pongas.

Conclusión

Vamos a ver si somos capaces de enterrar este mito de una vez por todas, que de lo absurdo que es ya huele mal. Comer de todo un poco y con moderación es válido si lo comparamos con una alimentación desastrosa, pero dista mucho de ser lo mejor.

Esta entrada participa en la 2ª Edición del Carnaval de Nutrición

Share