¿Por qué debemos aceptar como normal lo que encontramos en una raza de seres humanos débiles y enfermos? — pregunta el doctor Herbert M. Schelton — ¿Debemos dar siempre por sentado que las actuales prácticas alimentarias del Hombre civilizado son normales?

 

Heces malolientes y flojas, heces duras y pedragosas, gases fétidos, colitis, hemorroides, evacuaciones con sangre, la necesidad de papel higiénico . . . se han agrupado en la órbita de lo normal”.

Cuando los almidones y azúcares complejos (como los de la miel y frutas) se digieren, se descomponen en azúcares simples llamadas monosacáridos, que son substancias utilizables – nutrientes -. Cuando se toman juntos los almidones y los azúcares y se fermentan, se descomponen en dióxido de carbono, ácido acético, alcohol y agua. Con excepción del agua, todas esas substancias son inutilizables (venenos). Cuando se digieren las proteínas, se descomponen en aminoácidos, que son substancias utilizables (nutrientes). Cuando se toman proteínas con azúcar, ocurre su putrefacción, se descomponen en una variedad de tomaínas y leucomaínas, que son substancias inutilizables (venenos). La digestión enzimática de los alimentos los prepara para ser utilizados por nuestro cuerpo. La descomposición bacterial los inutiliza para nuestro cuerpo. El primer proceso nos proporciona nutrientes, el segundo nos da venenos. 

Paradas de Fermentación del Vino

Mucho de lo que pasa por nutrición moderna es sólo una manía por la contabilización cuantitativa. Se trata al cuerpo como a una cuenta bancaria. Calorías de depósito (como dólares) y energía que se retira. Depositando proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales — equilibrados cuantitativamente — el resultado teórico es un cuerpo sano. Hoy la gente se califica como sana si puede arrastrarse fuera de la cama, llegar a la oficina y firmar. Si no lo pueden hacer, llaman al médico solicitando un certificado para el seguro de enfermedad, se les recete hospitalización, una cura de descanso, cualquier cosa desde un día pago sin trabajar hasta un riñón artificial, cortesía de los contribuyentes.

Pero, ¿cómo pueden aprovecharse esas calorías y nutrientes consumidos cada día y teóricamente necesarios, si no se ingieren en orden y concierto y en vez se comen sobre la marcha y con apuro? Es natural que se fermenten y pudran en el tubo digestivo. ¿Para qué sirven al cuerpo esas proteínas si se pudren y estancan en el canal gastro-intestinal? Los carbohidratos que fermentan en el conducto digestivo se convierten en alcohol y ácido acético, en monosacáridos no digeribles.

Para obtener sustento de los alimentos que se comen, deben digerirse — advirtió hace varios años Shelton —. No deben pudrirse”.

Extracto del libro «Sugar Blues«

Share

Los alimentos primero se diseñan, luego se fabrican.

«Comida de diseño», en la noche temática.

De entre las frutas que estan a nuesto alcance, sabemos que las de color rojo son las mas dulces….De esta manera no sorprende que los consumidores prefieran las gominolas rojas a la de otros colores.

Por ejemplo, en el sonido de una galleta pueden influir sus dimensiones, una galleta gruesa suena diferente que una fina. Otros parametros son los ingredientes de la galleta, cuanto mas azucar contiene mas crujiente suena, y luego esta el proceso de cocción, las altas temperatruras producen un sonido completamente distinto en comparacion con un horneado a baja temperatura.

La gente no se da cuenta de que su comida proviene de un animal con costillas, columna vertebral y patas. Solo ven pequeños trozos, si tienen suerte todavía queda algun hueso, pero normalmente no es esl caso, lo que comemos es la carne tal cual, sin poder distinguir si es de cerdo, de asno, de conejo o incluso de perro.

Share