¡Por fin los anuncios de la TV dicen cosas útiles!

Será casualidad pero en poco tiempo he podido ver unos cuantos anuncios que me han hecho pensar “pero si hasta ellos mismos lo dicen…”.

Normalmente solo digo tonterías.

Normalmente solo digo tonterías.

Cierto es que lo dicen a su manera, pero oye, no deja de ser curioso. Y de algunos hasta se pueden aprender cosas.

Haré una breve descripción del vídeo después de cada uno por si se acaban borrando de youtube.

Anuncio de galletas Gerblé

Imágenes de naturaleza, nos da todo lo bueno, campos de trigo, amapolas, musiquita de fondo relajante… y el narrador dice:

“Por eso lo más importante de la galleta Gerblé Leche Chocolate no está aquí (mostrando la cara frontal del paquete) , si no aquí (mostrando el reverso donde está la etiqueta con los ingredientes y la composición), en su cuidada selección de nutrientes que aportan la vitalidad que necesitas”

¿Qué podemos aprender de aquí?

Obviamente no que sus galletas son muy nutritivas, si no que lo más importante de una caja de cualquier producto se encuentra en la parte de detrás, donde se encuentra la etiqueta, lejos de los llamativos slogans.

Por ejemplo, aunque ellos mismos alardean de ello, lo cierto es que si tomamos una de sus galletas y la dividimos en cuatro partes, casi una de ellas es azúcar. Y si miramos los ingredientes, los tres primeros y más abundantes son: Harina de trigo, azúcar y grasa vegetal. Una joya nutricional vamos.

Next.

Anuncio Kinder bueno

Un hombre de mediana edad aparece buscando entre armarios de la cocina de forma casi desesperada una golosina de estas (imagino que para ampliar el público y tal, ya que al principio iba enfocado a niños), el hijo le cuenta una tontería para que el padre se vaya y dejé la chocolatina.

“…crujiente barquillo relleno de deliciosa crema de avellanas…”

Dice el narrador. Y después:

“…cuando tienes un poco de hambre, solo kinder bueno no tiene fin. Kinder bueno, bueno para volverse malo”.

Cositas del producto: el narrador orgulloso declara que es un barquillo con crema de avellanas. Como hemos aprendido en el primer anuncio a leer las etiquetas y dejarnos de tonterías, vamos ponerlo en práctica:

Ingredientes: Chocolate con leche 31,5% (azúcar, manteca de cacao, pasta de cacao, leche desnatada en polvo, mantequilla concentrada, emulgentes: lecitinas (soja); vainillina), azúcar, aceite vegetal, harina de trigo, avellanas 10,8%… y 30 cosas más.

Como puedes ver, hay que escarbar un poco para encontrar la primera mención a la avellana. Esto me recuerda a la famosa nocilla.

Resumen nutricional: Azúcar, más azúcar (un 40% de la barrita es puro azúcar), aceite vegetal y harina de trigo. Vamos, la misma chuchería que las galletas de antes.

¿Qué podemos aprender aquí?

Que cuando tienes hambre los productos ricos en hidratos simples mezclados con grasa son adictivos y no tienen fin. No solo no sacian si no que al poco tiempo tu cuerpo te pedirá comer más. Ah, y que al no tener fin, abusarás y te “volverás malo”. Pero de verdad.

Sigamos.

Anuncio de Colacao

Ante la pregunta del narrador “Y tú, ¿cuándo recaiste?” aparece un hombre de negocios declarando que antes empezaba las mañanas a mil por hora hasta que un día su hijo le dio su Colacao. Luego sale una chica a la que sus sobrinos pequeños le dan colacao. Después un chico que parece ser que unos niños excitados dando saltos le recomiendan beber colacao.

Bueno y así con más ejemplos en los que se juega con niños, publicidad emocional y demás técnicas habituales cuando hay que vender humo. Hasta que al final sale una chica que contesta que ella nunca lo ha dejado. El narrador termina con:

Súmate a la recaida. Colacao, energía para disfrutar.”

Ya me dirás que tienen que ver todas esas cosas con unos polvos que se echan a la leche. Se podría hacer el mismo anuncio sustituyéndolo por unas galletas o un kinder bueno.

Como ya vimos en este artículo, realmente este tipo de productos son, por enésima vez, azúcar y márketing.

Si vais a la web oficial del producto solo encontraréis mucho color, secciones de deporte, juegos, niños muy listos y resalaos, pero ni rastro de la composición nutricional del producto. Es típico marear la perdiz e intentar asociar este tipo de productos a: felicidad, energía, deporte, superación, retos, bla bla bla”, al estilo coca-cola o redbull.

Y lo cierto es que les funciona a las mil maravillas.

¿Qué podemos aprender aquí?

Más claro agua.

Si con las galletas Gerblé y el Kinder bueno aprendimos que hay que mirar las etiquetas y que los productos ricos en azúcares son adictivos y no tienen fin, Colacao nos enseña que como toda adicción, cuando intentas dejarla, si aparece alguien que te incita puedes recaer.

No recuerdo donde lo leí pero era algo así: “Si quieres ganar dinero de verdad, vende algo que cree adicción“.

Venga, uno más, que esté es cortito.

Anuncio Ligeresa

Aparece una chica haciendo una especie de monólogo sin gracia y al final la narradora suelta:

“Ligeresa, porque la vida no está hecha para contar calorías.”.

¡Qué lección más buena!

Para quien no la conozca, Ligeresa es una línea de productos dedicada a la mujer que se obsesiona por las calorías, y cree que comiendo mayonesas y margarinas con menos calorías mientras se echa unas risas con los monólogos se puede salvar de la quema.

Pero resulta que es cierto, no en el sentido que lo dicen ellos, si no que realmente importan más de donde vengan esas calorías que la cantidad de las mismas. Recordemos que no somos máquinas perfectas y herméticas diseñadas en un simulador donde las calorías entrantes y salientes son el resultado de una fórmula matemática. Hay muchas otras cosas más a tener en cuenta, como por ejemplo las hormonas. 

¿Qué podemos aprender aquí?

Que podemos tirar todo el anuncio a la basura y quedarnos con que es mejor comerte un puñado de frutos secos, por muchas calorías que tengan, a una galleta Gerblé cubierta de margarina Ligeresa con migas de Kinder bueno espolvoreado con Colacao.

———–

Actualización 14 Abril: Pongo la foto que compartí en twitter que le hice al listado de ingredientes de la mahonesa ligeresa. No hace falta que haga comentarios, habla por si misma.

Cosas para no comprar.

Cosas para no comprar.

Share

Si fuera como nos dicen los anuncios…

Ya sabemos que de lo que nos digan los anuncios nos tenemos que creer el 1%, y da igual que sean anuncios de televisión, de radio, internet, revistas… Y por supuesto también da lo mismo si es un producto de alimentación, deporte, cosmética, electrónica…

Todo esto por un tweet de @centinel5051 en el que decía:

@centinel5051: Llevo viendo décadas anuncios de compresas más finas que las anteriores. ¿No deberían tener ya un espesor de nanómetros?

20130806-192025.jpg

¿Se os ocurren más tomaduras de pelo del estilo? A mi unas cuantas:

  • Si fuera cierto lo de los desodorantes, a estas alturas la nueva versión debería ser capaz de secar un río rociándolo por encima.
  • Los nuevos dentífricos tendrían que dejar los dientes lo suficientemente blancos como para alumbrar por la noche.
  • los nuevos detergentes vendrían con gafas de sol para poder ver la ropa ultra blanca
  • La nueva caja de cereales no solo debería adelgazar, sino que al ingerirse se formaría un pequeño agujero negro en el estómago.
  • Las nuevas cremas reafirmantes se deberían usar para untarlas en la camisa y no tener que plancharla en 7 años.
  • Los nuevos suavizantes para la ropa deberían ser tan suaves que deberíamos ver humanos flotando por las calles.
  • Los nuevos champús se usarían en los motores de los coches en lugar del aceite para mejorar la fricción entre las partes con su suavidad y toque aterciopelado.
  • Los nuevos limpiacristales anti cal y anti todo se usarían para limpiar la lente del Hubble
  • Las nuevas zapatillas para correr deberían jubilar a los taxis

Share

Heroína para la tos de los niños, ¡mamá pica!

Puede que ahora nos sorprendamos de los anuncios de hace 80, 50, 30 o incluso 20 años. En aquellos anuncios podíamos ver productos impensables hoy en día que se vendían como la séptima maravilla, naturales, sanos, seguros y muy eficaces y que hoy sabemos que son puro veneno.

¿Pero os imagináis que pensarán dentro de 50 años las personas que vean los anuncios sobre alimentación / higiene / medicina que se emiten hoy en día? Pues más o menos la misma sensación que puedas tener tú al ver un anuncio de Bayer de principios de siglo publicitando la heroína como un sustituto eficaz de la adictiva morfina y un remedio infalible para la tos en los niños.

Heroin-Bayer

Copio y pego un artículo que me he encontrado con algunos anuncios más:

Un frasco de heroína Bayer. Entre 1890 y 1910, la heroína era divulgada como un sustituto no adictivo de la morfina y un remedio contra la tos para niños. Durante la temporada de invierno y primavera del año 1912 la casa Bayer costeó una sugerente campaña de prensa en España haciendo publicidad de su jarabe de heroína. A destacar el marco cotidiano, con escenas domésticas, empleado para ilustrar la campaña. Nótese también que las principales recomendaciones de los anuncios aludían a síntomas (tos, irritación) y enfermedades (catarro, bronquitis) poco o nada dramáticas, de hecho la única que se repitió ni siquiera apelaba a una disfunción concreta, sino que aconsejaba el empleo preventivo del Jarabe Bayer de Heroína “En la estación lluviosa”.
Durante años, Bayer sigue vendiendo la heroína como eficaz e inocuo sustitutivo de la morfina. Los anuncios a nivel mundial aseguran que, “al revés que la morfina”, la nueva sustancia produce un aumento de la actividad y hace desaparecer todo tipo de tos. A principios de 1900, algunas sociedades filantrópicas de EEUU llegan a distribuir muestras gratuitas de heroína vía correo para los adictos a la morfina que desean rehabilitarse. No será hasta años después cuando se descubra que la heroína no solo no es inocua sino que resulta aún más adictiva que la morfina. El proceso de transformación de la sustancia en el hígado da la clave del asunto: la heroína vuelve a convertirse en morfina dentro del cuerpo. En 1913 Bayer detuvo la producción de heroína y borró todo este embarazoso asunto de sus archivos.

Ya sé que huelga decirlo, y que nadie se cree nada de lo que dicen los anuncios de la tele (…) pero lo diré una vez más, huye de los productos milagro que puedas ver en la TV. Y dentro de productos milagro incluyo todo tipo de pseudoalimentos.

DoM-Heroina_Jarabe_Bayer-4

 

Share