El pan integral que no lo es tanto

Si tenéis pensado comer pan (hay formas mejores de comer hidratos complejos), que sea por lo menos integral que aporta todos los nutrientes que os puede dar el salvado y el germen de trigo (no es solamente porque tiene fibra) . De otra forma solo estaréis comiendo almidón y poco más, produciendo un pico de insulina que no nos gusta nada.

Ahora bien, como en todo en este mundo hay que mirar la letra pequeña. A veces no es tan pequeña pero como damos por hecho las cosas y no nos ponemos a leerlas nos la cuelan.

Parecido al caso del azucar moreno que ya hablaremos otro día, el “Pan integral” que se vende en muchos supermercados e incluso panaderías no es todo lo integral que nos gustaría. En teoría el pan integral se debe de hacer con harina integral, no harina refinada. Pero lo que hacen en muchos sitios es hacerlo con harina blanca refinada al que se le añade un poco de salvado mezclado y si acaso algún colorante oscuro. Gato por liebre.

Pongo el ejemplo de Mercadona, no porque sea el único, sino porque es el que me pilla más cerca:

Como veis, (emulgentes, antioxidantes, etc. aparte ) lo que pone como principal ingrediente es “Harina de trigo” y luego por separado “salvado de trigo”, no “Harina de trigo integral“.

Actualización: Durante el proceso de fabricación de la harina blanca refinada se somete a un proceso de blanqueado que se carga la mayoría de las vitaminas que quedaban sanas, por esto también es importante que la harina sea integral.

Artículos relacionados:

Share

4 Comentarios

  1. Algunos supermercados españoles tienen variedades de pan “rústico” o “casero” con más fibra que el propio integral de la misma gama. Más muestras de que lo que interesa es la etiqueta y el aspecto comercial.

    Reply

Deja un comentario