El engaño de la inmortalidad

[…] Nuestra búsqueda, o nuestro anhelo de inmortalidad si no se produce en paralelo a nuestra capacidad para conservarnos jóvenes o en buen estado, puede conducir a lo que ya nos está conduciendo, y dejo aquí la puerta abierta. […]

Juan Luis Arsuaga

Vejez original

Artículos relacionados:

Share

1 Comentarios

Deja un comentario