El encéfalo y la percepción

[…]¿Existen los colores? ¿Y los sabores? ¿Los sonidos? Existen, desde luego, pero como una construcción de tu encéfalo. Ahí afuera lo que hay es radiación electromagnética, moléculas, ondas de aire, etcétera. Como acabamos de ver, tu mundo es una recreación virtual que se hace en parte tomando esa información, y digo “en parte” porque lo que tú percibes se genera a partir de los datos frescos que entran por los sentidos, junto con información que está almacenada en la memoria -ahora viene lo interesante- una buena dosis de imaginación por parte del encéfalo. La percepción no es el reflejo pasivo de lo que entra por los sentidos, como la impresión que hace la luz en una placa fotográfica o en un sensor digital. No. Es una construcción activa en la que también son importantes las “pinceladas” que tus neuronas se sacan de la manga (eso sí, con buena intención). […]

 

[…] ¿Cuál es la razón de esa afición del SNC por rellenar huecos, inventar contornos de objetos o modificar sonidos? El sistema ha evolucionado, Julia, para mostrarte un mundo que tenga sentido, que sea coherente y, además, lo hace de manera activa y con una fuerte tendencia a la predicción. En el mundo de ahí afuera no hay borrones negros volando ni objetos sin sentido formados por piezas rotas. Si ves una parte de una silla puedes imaginar con facilidad el resto. Si a través de una ventana ves el tronco de un árbol, lo normal es que en la parte de arriba haya un montón de ramas. No es normal que existan medias sillas ni trozos de troncos suspendidos en el aire. El sistema nervioso ha alcanzado una eficiencia impresionante, de manera que construye un universo sensorial coherente aunque la información sensorial de entrada sea parcial. Esta es una característica muy útil, una capacidad extraordinaria de tu máquina mental, pero al mismo tiempo indica un alto grado de invención y creación que hay en todo lo que percibes.

 

 

En el día a día no somos conscientes de todo esto (¡de eso se trata!?, pero hay veces en que tu encéfalo se pasa de listo con la predicción y su búsqueda de coherencia y el resultado es una percepción poco fiel a la realidad externa. Eso se llama ilusión sensorial, y las más conocidas son las ilusiones ópticas. […]

Neurociencia para Julia. Xurxo Mariño.

20080217140006-tichhhcner0ja

 

Artículos relacionados:

Share

1 Comentarios

  1. El ser humano actual al centrarse tanto en divagar mentalmente, ha priorizado eso sobre la atención por la atención, lo que en nuestros antepasados era estar alerta. Ahora esa alerta, es ansiedad, un estres mental y no vital. De manera que nuestra percepción es menos “lúcida” por decirlo asi, más facil que se tropieze consigo misma perdiendo la capacidad de retroalimentación en la que puede volver sobres sus pasos rápidamente y reintepretar “mejor” la realidad. Solo hay que fijarse en los felinos por ejemplo, expertos en estados de meditación pura, y estupendos cazadores…

    Reply

Deja un comentario