Echa un vistazo a tu cesta de la compra

Llegas al supermercado, coges un carrito, lo llenas con las cosas que querías comprar para los próximos días (y seguramente también con alguna cosa adicional) y te diriges a la cola de la caja para pagar.

Ahora echa un vistazo a tu cesta de la compra.

Sin saber lo que hay exactamente, haciéndote un par de preguntas puedes saber si tu cesta de la compra está llena de alimentos o de pseudoalimentos.

¿Hay muchos envases?

Para comprar huevos necesitas un envase, seguramente si compras pescado o carne te lo darán en un envase, lo más probable es que si compras agua venga envasada, lo mismo quizás con alguna verdura. No me refiero a ese tipo de envases.

Me refiero más bien a aquellos en los que hay más publicidad y beneficios escritos en el envase que los que hay realmente dentro.

Ejemplos:

  • Yogur activador de bifidus proflora con la cara del famoso de turno VS yogur sencillo de calidad.
  • Caja de cereales ultrafast fitness special J con 72 vitaminas, hierro, cobre y kriptonita VS bolsa de copos de avena.
  • Zumo de naranja sin azucares añadidos pero con edulcorantes con las mismas 72 vitaminas de antes a temperatura ambiente VS 2 naranjas
  • Paquete de palitos de mar de cagrejo con omega3, bajo en grasa, super proteico VS medio kilo de gambas
  • Preparado lacteo contra la tensión arterial con la caja llena de gráficos, colores y corazones VS 1 aguacate
Por regla general, los envases deberían ser transparentes.

¿Hay pocos colores?

Si eliminamos toda esa orgía de colores que tienen los envases publicitarios y dejamos solo los productos tal cual. ¿cual es el color predominante?

Si sigues la desfasada piramide nutricional basada en cereales creada por el departamento de agricultura de EEUU te darás cuenta cuenta de que todo tiene un color marrón. Pan, cereales, galletas, bollería, macarrones, spaguetti, madalenas, napolitanas, el 90% de los productos de horno, etc. Si compras congelados rebozados con pan en lugar de los productos frescos verás que también son marrones, véase nuggets de pollo o palitos de pescado. Las coloridas frutas se sustituyen por zumos y a excepción del zumo de naranja siguen siendo amarronados.

Por otra parte si ves una cesta de la compra en la que hay, por ejemplo: Verduras (tomate, calabacín, berenjena, cebolla, aguacate, pepino, zanahoria) Carnes (pollo, ternera, hígado) Pescado (sardina, salmón, merluza) Marisco (gambas, mejillones, pulpo) Frutas (plátano, naranja,manzana, cerezas, piña),  la diferencia es notable. No quiero decir que necesites un arco iris por cesta de la compra pero, ¿ves por dónde voy?

Por supuesto, esto es simplificar mucho las cosas. Pero te invito a que hagas el experimento el próximo día de compra y que compares tu cesta con la que tienes delante y la de detrás. Te sorprenderás.

Artículos relacionados:

Share

11 Comentarios

    • Hola Mª Ángeles, yo no me sulfuro pero me dan ganas de decirle a la madre de enfrente que tiene medio carro de porquerias que por lo menos no les de eso a sus hijos.

      Reply
  1. En primer lugar quería felicitarte por tu blog, hace poquito que lo sigo pero me gusta mucho. Y que razón llevas! Cuando empecé a cuidar mi alimentación “en condiciones” fue una de las cosas en las que me fijé y de hecho lo utilizo como una táctica para reafirmarme en mi afán de llevar una alimentación equilibrada, solo tienes que fijarte en el tipo de compra, persona y comparar, ya me entendéis 😉

    Reply

Deja un comentario