Cuando la excepción se generaliza: Inflamación, fiebre y colesterol

Sigo con esta serie (aquí hablo sobre el ascensor y aquí sobre las cremas solares) con algunos apuntes rápidos sobre el uso de medicamentos para bajar la inflamación, fiebre y el colesterol de forma generalizada.

medicamentos

Inflamación

Existen muchos motivos por los que recibimos esta respuesta del cuerpo. Pongamos por ejemplo que tenemos alguna lesión, un mal giro de hombro o de tobillo. ¿Qué ocurre? La zona se inflama, nos molesta y no nos deja moverla de forma normal.

¿Qué hacemos de forma automática? Ibuprofeno a la más mínima para bajar la inflamación, porque como todos sabemos lo malo no es el daño en la articulación, lo malo es la inflamación. ¿No? Pues no.

Antes de que se inventaran los medicamentos el cuerpo humano se las ha tenido que arreglar él solito para solucionar este tipo de percances. Cuando se produce un daño el cuerpo inflama la zona, entre otras cosas, para evitar que realices movimientos que puedan interferir en su curación, no es por capricho ni ganas de amargarte la semana.

Lo último que quiere el cuerpo es que una lesión se alargue indefinidamente y perjudique su supervivencia. Si te está diciendo que no subas más de la cuenta el brazo mientras se cura, es por algo. Si bajamos la inflamación de forma artificial, nos quedamos sin esa guía, permitimos el libre movimiento e interferimos en el proceso de forma negativa. Por otra parte el entorno inflamatorio que prepara el cuerpo alrededor del daño favorece su curación. Es probable que el proceso se alargue si nos cargamos ese entorno de forma artificial.

En el caso de una lesión de tobillo por ejemplo está claro cual es el origen, pero puedes tener inflamación en cualquier parte del cuerpo y no estar tan clara. Conviene investigar.

Fiebre

Con la fiebre ocurre algo parecido que con la inflamación. Son mecanismos que tiene el cuerpo para solucionar algo que no va bien. El principal objetivo de la fiebre es el de aumentar la temperatura interna para combatir las infecciones, es un sistema de protección natural.

¿Qué hacemos nosotros? A la que tenemos unas décimas, medicamento al canto para bajar la fiebre sin tener ni idea de qué la ha causado.

Tanto en un caso como en otro nos estamos cargando los sistemas de defensa que tiene el cuerpo porque no nos gusta estar así, sin más.

Colesterol

Poco a poco ya va desapareciendo la demonización al colesterol, pero aún queda camino.

El colesterol es imprescindible para vivir, si no lo ingieres es tu propio cuerpo el que lo tiene que fabricar. Cuando ingieres colesterol, el cuerpo genera menos.

En un intento de educar a la población, o eso quiero creer, se ha puesto los apellidos de “el bueno” y “el malo” a un tipo de colesterol y a otro, el HDL y el LDL. Aunque en realidad son lipoproteinas que transportan el colesterol.

No me voy a extender mucho porque no es el cometido de este artículo, hay excelentes explicaciones por ahí, pero ni uno es malo ni otro es bueno. Cada lipoproteína hace su función y son tan necesarias unas como otras. 

La mala fama viene cuando se dice que obstruyen las arterias. Pero si una arteria se está obstruyendo es por algo, algo pasa en esa arteria para que algunas lipoproteinas, las más pequeñas y densas, se estén acumulando ahí.

La solución automática, y que debería ser la excepción, es la de usar medicamentos (estatinas en este caso) para reducir el colesterol en lugar de buscar el origen del problema. Es como empezar a matar bomberos para que cuando se produzca un incendio haya menos alrededor del mismo y no taponen la calle. ¡No! Lo que hay que ver es porqué hay un incendio. 

Al final se acaba haciendo más mal que bien.

Conclusión

Desde luego no estoy diciendo que nunca se tomen medicamentos para bajar la inflamación, fiebre o en casos muy excepcionales para bajar el colesterol, es tarea del profesional el recomendar su uso porque hay tantas situaciones distintas como personas. Faltaría más, y benditos sean dichos medicamentos para cuando hacen falta de verdad. Pero por lo general el uso de estos medicamentos debería ser una excepción y no la forma generalizada de proceder, que somos muy de sobre fácil.

Lo que intento hacerte ver es que muchas veces atacamos al enemigo incorrecto en lugar de buscar lo que ha provocado esa reacción. Especialmente en el caso de la inflamación y fiebre, que encima son respuestas del cuerpo para prevenir males mayores y solucionar lo antes posible el problema.

Artículos relacionados:

Share

1 Comentarios

Deja un comentario