Receta: Merluza con almejas y gambas peladas

– ¡Ah! , ¿tampoco comes pasta?

– No, la pasta viene el trigo igual que el pan.

– Pero vamos a ver, si no comes ni pan, ni pasta, ni cereales, ¿entonces se puede saber qué comes? Debe ser una dieta de esas alta en proteína donde se come todos los días carne, ¿no?

– Pues no exactamente, la grasa de calidad y los hidratos de carbono complejos en forma de verduras, hortalizas, fruta o tubérculos son una parte importante también. Y aunque cueste de creer las proteínas completas de origen animal se pueden obtener de muchos alimentos, no solo a base de comer entrecot todos los días.

Y después de este rollo, vamos con la receta 😀

Carne con patatas

Carne con patatas

Ya sabéis que no soy mucho de medidas o ingredientes fijos. Suelo hacerlo todo bastante a ojo y con los ingredientes que tengo o que más me apetecen ese día. En este caso los ingredientes principales son merluza, gambas y almejas, pero podría ser otro tipo de pescado u otro tipo de marisco, lo mismo con las especias usadas.

La verdad es que es una receta muy fácil y rápida de hacer, no me voy a extender mucho.

  • En una sartén ancha se sofríe un poco de ajo.
  • Se añaden las gambas peladas y se deja que se tuesten un poco. Añado un poco de perejil picado, sal, pimienta y pimentón al gusto (yo le pongo bastante). ¡Ah! y algo de picante, gotas de tabasco, una cayena un poco de chile picado…lo que tengáis, si es que os gusta el toque picante en las gambas.
  • Pongo las rodajas de merluza (corte grueso, unos 4 o 5 cm) y las dejo a fuego fuerte que se tuesten por un lado. Salpimentar y añadir pebrella, tomillo o lo que tengáis por ahí que os guste. No se tienen que cocinar completamente, solo sellar/tostar por un lado. Todo eso las gambas apartadas a la orilla de la sartén para que no se pasen demasiado.
  • Se da la vuelta a la merluza, se junta con las gambas, añado las almejas y un buen chorro de vino blanco y a darle caña al fuego para que evapore parcialmente (¡no todo!, que quede salsita). En ese momento pongo la tapa y con el vapor que suelta el vino se abren las almejas y se acaba de hacer la merluza.
  • Un poco de perejil picado al final, ¡y a comer!

Las gambas las pongo al principio porque me gustan tostaditas, pero las podéis añadir junto con la merluza para que queden más jugosas. Igualmente, si en lugar de peladas las queréis poner enteras, perfecto.

Alguna ensalada fresca de pepino crujiente para acompañar tampoco va mal.

ACTUALIZACIÓN: No recordaba, porque tampoco estaba previsto, que cuando puse las gambas a sofreír también añadí unas cuantas almendras laminadas que me habían sobrado de otra receta y vi muertas de risa en el armario.

Share

Receta: Bacalao a la plancha con salsa de verduras asadas

Esta receta es tan sencilla que no hacerla y probarla resulta un insulto.

La salsa

Por supuesto se puede componer de las verduras que queráis, yo puse en la bandeja del horno un pimiento rojo, medio verde, una cebolla y unos ajos. Lo metemos en el horno a 180º el tiempo que necesite y nos olvidamos (por ejemplo, yo lo puse la noche anterior mientras cenaba porque al día siguiente no me daba tiempo)

Verduras listas para asar

Una vez que estén asadas lo metemos en una trituradora, batidora, robot de cocina, lo que tengáis. Los pimientos los puse con piel y todo, los ajos pelados y la cebolla no la puse entera, media o así. Le ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta y las especias que queráis. Yo le puse un poco de pebrella y un poco de chile picante. Dar al botón de triturar y salsa lista. Tiene un sabor a asado con un toque dulce y picante muy rico.

El bacalao

Poner los filetes a la plancha con un poco de aceite (no es obligado) con la piel hacia abajo. Para que se haga antes podéis tapar y que el vapor lo vaya haciendo por la parte de arriba también. Sabréis que está en su punto cuando se vayan viendo las lascas y se pueden separar fácilmente. No me hizo falta darle la vuelta para que se hiciera por la parte de arriba.

Emplatar

Ponemos la salsa abajo y el bacalao encima. Se puede decorar con cebollino, perejil…

Bacalao con salsa de verduras asadas

La verdura hay que dejar que tome su tiempo pero no tenemos que estar en la cocina metidos. Realmente el tiempo que necesita este plato es mínimo para triturar y cocinar el bacalao.

 

Share

Receta: Sartenada de huevos con lo que sea

Lo de sartenada no sé si quiera si existe, el caso es que lo resuelvo todo en una sartén.  Aunque cualquier cacharro que se ajuste resultará igual de válido.

Hay de dos tipos:

  • Sartenada premeditada. La que piensas con antelación de que vas a hacerla y compras los ingredientes.
  • Sartenada con lo que sea. La que abres la nevera y despensa a ver lo que hay y lo aprovechas todo.

El único elemento que no puede faltar en una sartenada es el huevo.

¿En qué consiste?

Básicamente en pochar o saltear distintos ingredientes en una sartén (siempre con la cantidad justa de aceite, no confundir con una fritada aceitosa) y una vez que estén apunto echar los huevos por encima y sin remover tapar y dejar que se hagan con el propio vapor a fuego algo más lento.

¿El resultado?

Un montón de ingredientes ricos (verduras en su mayoría) con huevo medio hecho por encima (si la yema está cremosa mucho mejor).

Ahora diréis “pues un revuelto o tortilla de toda la vida, ¿no?” No. Las tortillas ultimamente me cansan un poco, son demasiado monótonas. Sin embargo encontrarte los ingredientes sueltos, otras veces un poco de clara y otras un poco de yema diversifica bastante la textura del plato y lo hace más divertido.

En este caso lo que hice ayer para cenar fue una “Sartenada premeditada“:

Sartenada premeditada

Ingredientes que le puse en este caso: Ajo, cebolla, panceta adobada, pimiento rojo, chile fresco, pimiento verde,  espárragos, champiñones blancos, piñones y especias al gusto. Una vez que estaba todo casi a punto, bajé el fuego, puse los huevos y unos taquitos de queso por encima para que fundan.

Se acompaña de una ensalada fresca de pepino crujiente por ejemplo ¡y listo!

Y ya digo, otras veces he abierto la nevera y con la base de cebolla pochada he añadido lo que tenía por ahí. Por ejemplo pimiento, berenjena y un poco de tomate natural triturado o troceado a fuego lento tenemos una especie de pisto suave en el que podemos echar los huevos encima.

Sartenada con pimientos y berenjenas al curry (foto bastante chunga por cierto)

Recuerda que las especias dan mucho juego, y puede pasar de un plato castellano a uno japonés o hindú con los mismos ingredientes.

¡Enviad vuestras #sartenadas vía twitter a @estonoescomida! O también podéis dejar vuestra versión en los comentarios.

Share

Receta: Tartar de atún con aguacate

Vamos al lio.

Tartar de atún con aguacate

Ingredientes para 2 personas

  • 400gr de atún rojo limpio
  • 2 aguacates
  • 1 lima
  • cebollino
  • 1 poco de wasabi
  • Aceite de oliva
  • Salsa de soja
  • jengibre fresco
  • 1/2 cebolleta tierna o cebolla dulce
  • sal
  • pimienta

Preparación

Yo no soy mucho de apuntar cantidades y tiempos, casi siempre es al vuelo según voy viendo. Y es fácil que según me levante ese día cambio unas especias por otras o le añada algún ingrediente. Pero más o menos explicaré el que hice el otro día.

Primero hay que marinar un poco el atún, con lo cual hay que preparar algo de mejunje. Un par de cucharadas de salsa de soja, una pizca de pasta de wasabi si tenéis, rallamos un poco de jengibre fresco, un poco de pimienta y sal. Bien removido en un bol.

Luego cortamos el atún a dados de entre 1/2 cm a 1cm y la cebolleta finita. Echamos el atún y la cebolleta en el bol, removemos bien para impregnar y dejamos reposar una media hora.

Como decía el marinado lo podéis hacer de lo que queráis, como si queréis añadir algo de tomillo, sésamo, etc.

En otro bol, cortamos el aguacate en dados del mismo tamaño y le añadimos zumo de media lima o parte de la otra y un poco de sal.

Presentación

Si tenéis un molde os quedará mas chulo y sobre una tabla de pizarra ni te digo. Primero una capa de aguacate, aplastamos ligeramente para que no desmorone, y luego otra encima de atún   algo más alta y lo mismo.

Finalizamos añadiendo cebollino por encima y si queréis echad algo del caldo de marinar por encima, sin pasarse.

¡A comer!

Share

Receta: Musaka

El otro día vi una receta de Musaka en el blog de Mark  Sisson en la que por supuesto no se usa harina. Me decidí a hacerla con alguna que otra modificación.

Para 2 personas, cantidades aproximadas o al gusto.

  • Picar un par de cebollas grandes y 2 ajos y dejar dorando en una sartén con un poco de sal. Añadir también un par de zanahorias en trozos pequeños.
  • Añadir 400gr de carne picada, yo puse de ternera.
  • Especiar al gusto. En la de Mark pone con pimienta, canela y eneldo fresco. Pero cada uno con lo que más le guste, yo le puse pimienta, tomillo, romero,canela y un poco de comino. También puedes añadir algunos piñones.
  • Cuando la carne esté hecha, añadir 3 tomates triturados o troceados de tamaño medio. Yo le puse un poco de tomate seco para potenciar el sabor.
  • Bajar el fuego al mínimo casi, tapar y dejar una media hora que se vayan juntando sabores y haciendo la salsita con la carne.
  • Por otro lado cortar en rodajas 2 o 3 berenjenas dependiendo del tamaño. Y hacerlas a la plancha con un poco de aceite y sal.
  • En una bandeja, yo he usado una de cristal para horno, untar un poco de mantequilla o aceite en el fondo.
  • Poner una capa de rodajas de berenjena en el fondo, bien cubierto.
  • Echar el contenido de la sartén encima.
  • Cubrir con otra capa de rodajas de berenjena.
  • En un bol batir un par de huevos con un yogurth griego y un poco de nuez moscada.
  • Echar por encima de la musaka.
  • Por último rallar queso por encima.
  • Meter al horno precalentado a 180º y dejar media hora o hasta que veamos que se va dorando la parte superior.
  • Dejar reposar unos minutos y ¡a comer!

 

Share

Directo al horno de Maggi, pero de verdad

Esta tarde estaba viendo el anuncio de estos polvos que son como un adobo para el pollo (alitas, muslos, costillas de cerdo, etc), de distintos sabores y que luego se mete al horno dentro de una bolsa de plástico.

Polvos industriales con ingrediente secreto

La idea es que no se ensucia nada. Ley del mínimo esfuerzo en su máxima expresión. (perdón, eso sería irse al KFC. Perdón, sería llamar al KFC a que te lo llevarán a casa). No vaya  a ser que aprendamos a cocinar por tener que lavar un cacharro más y hacer el adobo tú mismo.

Así en principio meter en el horno una bolsa de plástico llena de polvos industriales con el pollo no me hace mucha gracia. Pero me ha servido para apañar la cena de hoy.

El anuncio de la tele dice algo así como el “… el ingrediente secreto!”. Mmmmm… ¿que será?. Ahora mismo no tengo la bolsa para mirar los ingredientes que lleva, así que voy a buscar por internet a ver que encuentro.

En una web he encontrado que el de  “Hierbas provenzales” lleva:

Ingredientes: sal, maltodextrina, almidon de maiz, pimiento rojo, azúcar, cebolla, tomate, extracto de levadura, aroma (con protenia de trigo), cilantro, pimienta negra, mejorana, jengibre, perejil, corrector de acidez (ácido cítrico), albahaca, remolacha, oregano, aceite vegetal, tomillo, pimienta de cayena, aromas. Puede contener trazas de huevo, apio, soja, leche y mostaza.

Otro día será.

Os voy a explicar rápidamente lo que he hecho yo para cenar.

Siguiendo lo que os comentaba el otro día de los colores en la cesta de la compra, voy a acompañar unos muslitos de pollo de corral con unas cuantas hortalizas.

Adobo

Yo cuando voy a hacer una pechuga a la plancha, alitas o muslos al horno casi siempre preparo un adobo rápido para que tengan un poco de sabor extra.

Lo bueno de preparar tu mismo el adobo es que le puedes poner las especias que más te gusten o más te apetezcan en ese momento. Yo siempre tengo una considerable colección de especias en el armario para cualquier cosa. Son baratas, convenientes en muchos casos y le dan un toque diferente al mismo plato.

Para el de hoy por ejemplo, cojo un bol y le pongo un chorro de aceite de oliva virgen extra para impregnar, luego un chorro de limón exprimido, sal marina y pimienta. Esa es la base, luego ya cada uno según lo que le guste puede ir añadiendo más cosas. Yo le he añadido: romero, orégano, tomillo, pimentón, un poco de chile fresco picado para dar un punto de picante, cúrcuma, bolas de cilantro picado, perejil seco, jengibre en polvo y mostaza en polvo. Básicamente abro el armario y empiezo a echar lo que me parezca, tardo 1minuto.

Cogemos los muslitos y los embadurnamos bien con las manos (incluso si tienes tiempo puedes dejar que maceren unas horas para que el sabor penetre).

Hortalizas

Yo he puesto unas mini patatas, cebollas, pimiento rojo, pimiento verde, pimiento amarillo y una berenjena que tenía por ahí dando pena.

Vitaminas, minerales y fibra natural.

Y este es el aspecto de la bandeja justo antes de meterla al horno. Ah! Si después de adobar el pollo os sobra aliño, ¡no lo tiréis! se aprovecha echándolo por encima de todo al final.

¡Cena completa! Proteinas, grasas, hidratos complejos.

Horno

Lo que hago es cubrir la bandeja para que se haga unos minutos en su propio jugo y los últimos 20minutos lo abro para que se tueste un poco la parte de arriba. En ese momento añado unas lonchas de panceta adobada por encima para dar el toque de gracia 😉 (Panceta adobada o lo que queráis, ojo con el bacon azucarado)

Conclusión

Hierbas y especias hay miles, podéis cambiar completamente el plato usando los mismos ingredientes con cambiar de adobo. Por ejemplo si os gusta la comida hindú o marroquí podéis añadir cúrcuma, curry, comino o Ras el Hanout.

¡No seáis vagos/as y experimentad con sabores!

Share