Conversando con mis genes por whatsapp

Ante casi cualquier cosa que nos preguntáramos sobre el ser humano, echando la vista atrás acertaríamos al 99% de las ocasiones. Desde el ejercicio físico hasta la psicología, pasando por la alimentación o las enfermedades.

Si tenemos los músculos que tenemos, los huesos, el tamaño de los órganos, la disposición, los sentidos, las bacterias, las hormonas, el comportamiento, las diferencias de género, el cerebro… es porque en algún momento de nuestra evolución hemos tenido que sufrir una serie de adaptaciones y como resultado han producido personas como tú y como yo.

No somos un producto final, hoy en día la evolución continúa, aunque en los últimos siglos (apenas nada) la alimentación, las relaciones personales, las costumbres, han cambiado tan rápido que nuestros genes no dan a basto.

Si pudiésemos enviar un whatsapp a nuestros genes nos responderían que  ellos siguen siendo los mismos de hace 10.000 años pero en un mundo extraño.

 

Unknown-2

Sigue leyendo

Share

Los mejores artículos de EstoNoEsComida

Hace ya más de 3 años que se me ocurrió abrir este blog. En un principio para ir colgando vídeos y enlaces que por aquel entonces me resultaban interesantes. Una forma de no perderlos de vista a la vez que podrían serles útiles a otras personas.

Lo abrí cuando me empezó a interesar el tema de la alimentación desde un enfoque algo más “darwiniano”, es decir desde el punto de vista de la evolución humana. 

Hay cosas que nos gusten o no son así por toda la transformación que hemos ido sufriendo a lo largo de nuestra historia como especie. No podemos ignorar el hecho de que, por ejemplo, no seamos capaces de digerir la celulosa, de generar por nosotros mismos ácidos grasos esenciales o ciertos aminoácidos que forman las proteínas, que nuestra mayor fuente de vitamina D sea la exposición a los rayos del sol, etc. Todas ellas son producto de la adaptación al entorno que tuvimos que sufrir en un determinado momento.

Y esto es importante porque durante los últimos milenios, tiempo insignificante, y especialmente en los últimos siglos se ha producido una descompensación: La sociedad cambia más rápido que lo hacen nuestros genes.

cientifico_Charles_Darwin

Lo bueno que tiene estudiar nuestro día a día desde un punto de vista evolutivo es que no se limita a la alimentación. Puede responder a preguntas como: ¿cuál es la mejor forma de alimentarse?, pero también, ¿cuál es la mejor forma de ejercitarse? ¿cómo descansar? e infinidad de situaciones relativas al comportamiento humano actual.

Sigue leyendo

Share

Haciendo flexiones por una buena causa

Siguiendo el reto que inició David (@Explosiv0) para motivar a la gente a que haga una donación a la fundación ADEMO, ¡aquí está mi vídeo!

Para los que no sepáis de que va todo esto, os recomiendo que veáis el vídeo inicial donde se explica todo perfectamente:

Y aquí el vídeo de Robert donde me nomina:

¡Ah! Aunque aparece en el primer vídeo, los nominados para hacer 13 fondos-flexiones son: @rakelandres13, @nutrientrena y @nutri_rivers.

CUENTA BANCARIA:
FUNDACIÓN ADEMO
ES27 2038 1813 99 6000351811

PAYPAL:
gerencia@fundacionademo.org

Share

Guía definitiva para subir una escalera

Sí, ya sé que soy un poco cansino con lo de las escaleras. Pero es que es algo tan común, útil y barato, cuesta no hablar de ello. Prometo que este será el último post sobre el tema 😉 Te recomiendo leer las dos entradas anteriores para ponerte en situación:

Si ya has puesto en marcha la propuesta anterior, o tienes pensado hacerlo en breve, te habrás dado cuenta que cada uno tiene una situación o unos requisitos diferentes.

Hay gente que vive en el segundo piso, otros no tienen escaleras pero en el trabajo si, a otros les parece una tontería por lo fácil que es, otros viven en el piso 20, suben con niños, quieren ahorrar tiempo, quieren hacer más ejercicio, etc.

Bueno pues voy a intentar comentar algunos de estos casos en el que puede ser el post más chorra de todo internet:

¡Oh no! Hay un palo que no me deja subir, ¿por qué a mi? ¿Por quéee?

¡Oh no! Hay un palo que no me deja subir, ¿por qué a mi? ¿Por quéee?

Subir escaleras andando de 1 en 1.

La forma más sencilla y habitual de subir una escalera. Puede parecer una tontería pero tienes que ser capaz de subir 6 o 7 pisos de esta forma sin haberte dejado el corazón en el quinto y un pulmón en el cuarto. Es básico.

Hoy es mi primer día. Hazme una foto para el facebook.

Hoy es mi primer día. Hazme una foto para el facebook.

Subir escaleras andando de 2 en 2.

Es una sencilla forma de añadir un plus a la subida. Lo puedes hacer con energía, dándote impulso en cada escalón o de forma más controlada, subiendo lentamente y notando como los músculos trabajan. Dependiendo de la altura de los escalones o de la moral que le eches puedes probar subiendo de 3 en 3.

Siempre me dicen que tengo patas de pollo. Es hora de remediarlo.

Siempre me dicen que tengo patas de pollo. Es hora de remediarlo.

Subir escaleras corriendo.

Otro clásico. Es curioso pero de esta forma llegas antes y te cansas menos que andando. Deben ser cosas del rebote. Puedes probar a subir también de 2 en 2 aunque si son muchos pisos al final te acabas liando y ya no sabes ni donde pisas.

¡Hazme una foto mientras tenga dientes!

¡Hazme una foto mientras tenga dientes!

Subir escaleras en modo lagartija.

Solo para freaks como yo :D. La idea es subir las escaleras lentamente imitando a una lagartija usando manos y pies, reptando. No confundir con subir a 4 patas, estilo perro o arrastrándose, como cuando vienes de fiesta a las 7 de la mañana. Hay que subir controlando el movimiento, como Spiderman pero a lo fácil. Recomiendo lavarse las manos luego.

No sé leer pero si lo que tengo que hacer.

No sé leer pero si lo que tengo que hacer.

Subir escaleras saltando a pies juntos de 2 en 2.

2 o 3 escalones, como veas.  Pruébalo intentando caer de la forma más elegante y suave posible, hay que evitar sentirse como si se hubiese caído un piano de cola del quinto piso en cada salto. Control, siempre control.

Cariño, no seas vago, ajajaja.

Cariño, no seas vago, ajajaja lalalalaaa.

Subir escaleras alternando.

¿Vives en un 6º y te parece un poco exagerado subir las 6 plantas dando saltitos de canario? Bueno, nadie te impide ir alternando pisos y usar una técnica diferente para cada uno. Por ejemplo, subes 2 pisos corriendo y 2 andando. Subes 3 pisos andando y 1 con pies juntos. Subes 2 pisos corriendo y 2 subiendo lento de 2 en 2. ¡Las posibilidades se multiplican!

Mis gluteos no estarán firmes pero dejo la barandilla como los chorros del oro.

Mis gluteos no estarán firmes pero dejo la barandilla como los chorros del oro.

Subir escaleras “se me ha olvidado algo”

Por ejemplo, subes 2 pisos corriendo y bajas uno andando “porque se te ha olvidado algo”. Luego recuerdas que era una tontería y vuelves a subir 2 pisos corriendo, y así hasta que te canses. Por supuesto también puedes intercalar técnicas, subes 2 corriendo, bajas andando uno, subes 2 lentamente de 2 en 2 y bajas uno andando y finalmente subes los que quedan corriendo. ¿Te parece un poco masoca? peor es pagar por unas clases de step para que se te ponga el culo duro.

Me gustan tanto las escaleras que he decidido montar aquí mi oficina.

Me gustan tanto las escaleras que he decidido montar aquí mi oficina.

Vivo en un 2º o 3º.

¡Espero que no hayas estado usando el ascensor hasta ahora para un segundo o tercer piso!  No obstante si lo que quieres es aprovechar los gastos de comunidad y hacer un poco más de ejercicio, puedes subir hasta el 6º piso por ejemplo y luego bajar hasta el tercero. Mientras no tengas prisa, (prisa real, no excusas por 10 segundos más o menos) y quieras hacer un poco más de ejercicio es una buena opción. También puedes usar la técnica anterior de “se me ha olvidado algo”.

Hola, este es mi novio Casper. Acabamos de comprar una escalera.

Hola, este es mi novio Casper. Acabamos de comprar una escalera.

Vivo en el piso 15 o 20.

Entiendo que subir 20 pisos andando varias veces al día pueda ser excesivo, aunque ya digo que depende de cada uno, pero eso no es excusa alguna para coger el ascensor. Por ejemplo, puedes empezar subiendo andando, o con cualquiera de las modalidades anteriores, y cuando digas basta coges el ascensor para subir lo que queda. Sube un piso más cada semana antes de coger el ascensor. Todos los pisos que puedas subir hasta antes de cogerlo, buenos son.

No he entendido nada.

No he entendido nada. Solo estoy aquí para atraer al público masculino.

Subir escaleras con lastre.

Quizás no te quede otra porque vas cargado/a con las bolsas de la compra o con un niño al brazo, pero también puedes hacerlo voluntariamente si lo que quieres es añadir un poco más de nivel al ejercicio.

Vale que mi perro pesa poco, aproximadamente unos 8 kilos, pero muchas veces cuando lo bajo a pasear lo cojo al brazo y lo subo a cuestas por las escaleras, y oye ¡el perro encantado! Te recomiendo que de vez en cuando subas las escaleras voluntariamente con algo de peso, la diferencia es notable.

Soy una foto de stock. Me estoy acordando de un chiste y por eso me río.

Soy una foto de stock. Me estoy acordando de un chiste y por eso me río.

Bajar escaleras

No tiene mucho misterio, lento o más rápido, es lo que menos cansa. Prohibido bajar con el ascensor estés en el piso que estés.  Como mucho si estás en un piso 20 o así, pues puedes cogerlo y te bajas en el 10 y a patita 😀 Esto si, intenta no bajar a golpe de rodilla, amortigua lo que puedas con los músculos y no hagas sufrir a las articulaciones.

Y recuerda…

ARDILLA-LOCA

 

Share

Propuesta: Semana sin ascensor y escaleras mecánicas

Te propongo que, aprovechando que es lunes, durante esta semana no uses ascensores, escaleras mecánicas o rampitas deslizantes.

Si ya lo estás haciendo, ¡enhorabuena!

Si no, es un buen momento para empezar.

Squirrel-Standing-on-Wooden-Stairs

Vamos a ser un poco drásticos, al menos durante esta semana, para que te des cuenta cuantas veces usas alguna de estas comodidades habitualmente, por lo que:

Si tienes que subir 8 pisos con las bolsas de la compra, las subes, aunque tengas que hacer descansos.

Si tienes que subir con la maleta porque vienes de viaje, las subes, no hay prisa.

Si estás en un centro comercial  y para subir por las escaleras tienes que ir hasta el rincón donde están apartadas de la civilización, vas hasta allí y las subes.

Si tus amigos o familiares te miran raro, diles que estás haciendo un experimento y me echas la culpa a mi si quieres, pero sube por las escaleras.

Evidentemente si hay limitaciones físicas que te lo impiden, haz lo que puedas, que bien estará.

Una buena forma de conseguirlo es compartiendo el reto (facebook, twitter, etc). Si amigos y familiares conocen la propuesta puedes: evitar explicaciones, conseguir que otros amigos se sumen a la propuesta, obligarte de forma indirecta a cumplirla.


Aun así recuerda que…

La ardilla loca te observa.

La ardilla loca te observa cada vez que vayas a poner un pie sobre el primer escalón de unas escaleras mecánicas, cada vez que vayas a pulsar el botón del ascensor, cada vez que estés en un centro comercial y busques las mecánicas como única opción.

ARDILLA-LOCA

A partir de ahora notarás como la ardilla loca te suelta una colleja cada vez que intentes hacer alguna de estas cosas. Al principio la ardilla tendrá un poco de paciencia y tardará en darte, suele tomar de 5 a 10 segundos de media. Pero después de unas cuantas veces, espabila, tendrás que ser más rápido/a para evitar la colleja.

Share

Cuando la excepción se generaliza: El ascensor

El ascensor es un magnífico invento que se usa para trasladar personas y sus pertenencias de un piso a otro. Entras, pulsas un botón, esperas y ya estás arriba (o abajo).

¿Cuál es el problema?

Tal y como yo lo veo, el ascensor se debería usar solo en contadas excepciones, y aún así tendría mis dudas. Viene a ser lo mismo que coger el coche para ir a comprar algunas cosas al supermercado que hay a un par de manzanas de tu casa, o subir por las escaleras mecánicas que hay hasta llegar al gimnasio.

Wall-E-420x215

En una sociedad cada vez más sedentaria, con todo lo que conlleva eso, y en la que incluso pagamos por movernos, ¿por qué seguimos usando el ascensor o las escaleras mecánicas sistemáticamente? Nos hemos acostumbrado tanto a usarlo que ya ni si quiera nos preguntamos por donde subir, vamos directos sin pensarlo dos veces. 

Los atascos en las escaleras mecánicas en horas punta del metro son apoteósicos mientras se ven vacías las escaleras normales que hay justo al lado. Veo gente que coge el ascensor para pasar del garaje a primera o segunda planta. O peor aún, viven en el tercero y lo cogen para ir a la planta baja.

606610

No es que sea algo de vida o muerte desde luego, pero como decía antes, ni resulta coherente ni hacemos un favor a nuestra salud. ¡Para una cosa gratis que hay!

Y todo esto sin tener en cuenta el gasto energético de ascensores o escaleras mecánicas.

Podríamos hacer una disertación extensiva teniendo en cuenta cientos de variables como: edad, número de pisos, lesiones o enfermedades, carga adicional, tiempo, ejercicio diario, etc. Pero la verdad es que resulta más sencillo que todo eso: ¿Puedes subir por las escaleras? ¿Si? No llames al ascensor. 

Casos típicos:

“Es que voy cargado/a con la compra” -> ¿y?, si no eres capaz de subir unos pisos con un par de bolsas de la compra, deberías mirártelo… Otra cosa es que vivas en la planta 39 del Burj Khalifa y hayas comprado 3 o 4 kettlebells .

“Es que es más rápido y tengo prisa” -> ¿tanta que tienes que ir limando segundos? Puedo entenderlo si la casa está a punto de explotar, vives en el noveno piso y cada décima cuenta para apagar el gas. Pero lo que veo es gente bajando 4 pisos con ascensor “porque tienen prisa”. Eso si, el tiempo que tarda el ascensor para llegar a donde estamos, el que emplea en abrir puertas y cerrarlas, y el que se toma mientras se lo piensa un rato parece que no cuenta

“Es que estoy cansado/a” -> ¿de hacer qué exactamente? Si vienes de hacer ejercicio, ¿pasa algo por hacer un poco más? ¿O es que te pasarás de tu quema de calorías diarias?. Por otra parte una de las cosas que más cansa es no hacer nada. Cuanto menos ejercicio hagas, más cansado estarás de normal.

“Es que ya no tengo 15 años” -> Chorrada al canto. Una cosa es que tengas alguna enfermedad y otra que no puedas subir ninguna escalera con la única excusa de tener 60 años. Y si se da este caso quizás es porque deberías haber subido escaleras cuando tenías 30 y 40. Tendrías que ver a las típicas abuelas que se recorren todos los días medio pueblo de estos empinados como si nada.

– “Es que tengo un esguince de tobillo” -> ¿Crees que si te persiguiese un tigre le dirías, oye que tengo un esguince, cómeme la semana que viene? Es broma, ahí coge el ascensor 😀

70 años.

70 años de señora. (fuente)

Seguro que es te ocurren muchos más casos.

A veces, por mi forma de contar las cosas, parece que esté aleccionando como si no hubiese mañana y que ahora resulta que si coges el ascensor de vez en cuando irás al infierno por vago/a. Nada de eso, más que nada porque son cosas que yo también he hecho miles de veces, lo único que me gustaría es que nos acostumbráramos a usar las escaleras como primera opción y en contadas ocasiones el ascensor. No que fuese al contrario.

Es triste que se tenga que proponer como un reto, pero así es la realidad.

Share

Un día de cardio cualquiera

Mi jornada de trabajo matinal está apunto de acabar.

Suerte que decidí unos meses atrás ampliar el tiempo dedicado a la comida para tener una hora extra con el fin de compensar la poca movilidad que tengo mientras trabajo.

Escucho mi cuerpo,  hoy me pide un poco más de movimiento.

Inmediatamente mi mente intenta acceder a los registros de la memoria para comprobar si ayer hice algo de ejercicio aeróbico… Corto en seco la búsqueda. No importa, es lo que me apetece en este momento.

Pienso en un lugar.

Aparece en mi mente la opción de rodear el pueblo por las carreteras que lo circunvalan.

La idea de castigar mi articulaciones mediante la repetición de movimientos calcados durante una hora no me agrada. Mi cuerpo me pide esfuerzo, no desgaste.

Por suerte este pensamiento permanece poco tiempo en la mente, la llegada de otro nuevo con mejor aspecto toma el relevo.

Tengo una pequeña montaña cerca.

No es la primera vez que hago uso de ella para realizar ejercicios, pero nunca la había usado para correr.

El área conocida es demasiado reducida como para estimar rutas y duraciones. Recuerdo que tengo poco más de una hora para estos menesteres.

La suerte, si es que existe tal cosa, de nuevo me sonríe. Gracias a la tecnología en apenas unos segundos puedo tener una imagen aérea de la montaña y observarla desde un punto de vista imposible a menos que tuviese alas.

Es una montaña alargada con distintas rutas y senderos ya marcados. Hay uno que me gusta. El punto más alto de la ruta asciende unos 200 metros por encima de mi. En total unos 5’50 Km de trayecto. Más que suficiente.

Elevación de 105m a 332m en la primera cima marcada en rosa.

Elevación de 105m a 332m en la primera cima marcada en rosa.

La ruta empieza bordeando con una ligera inclinación la ladera norte. Llega un punto donde la inclinación es más pronunciada y se accede a la cima. La bajada por la ladera sur presenta un camino más ancho propio de automóvil. Sigue la ruta bordeando la otra cara de la montaña sin demasiado desnivel. De nuevo vuelve a subir ligeramente hasta coronar la segunda cima, esta vez más baja que la anterior. El recorrido finaliza, esta vez sí, con una bajada bastante pronunciada.

Contento con la ruta voy a cambiarme de ropa y calzado.

Abro la mochila y encuentro unas humildes zapatillas, viejas y desgastadas de suela fina.

Me alegro por ello.

La suela que ya de por si es fina, aún lo es más con el uso. Esto me permitirá sentir el suelo en cada instante. Me obligará también a no impactar el talón contra el suelo en cada zancada produciendo un estrés crónico que se expandirá hasta la espalda. Me permitirá mejorar la propiocepción, reforzar tendones y evitar lesiones. Aunque existen mejores alternativas no voy a tirar por la borda el excelente trabajo que la evolución ha realizado con el pie humano corriendo con tacones de espuma.

Llego al principio de la ruta, después de un paseo de unos minutos cuesta arriba por la acera. Mis músculos ya han calentado.

Empiezo a trotar por el sendero.

7VdmDJIlwPZQ5IOVFa0JDOt9DfmtEFAtbwfN4WVwoH8

Llevo unos minutos y no hay una pisada idéntica a la anterior. Perfecto.

El terreno es lo suficientemente regular como para permitir una velocidad moderada. Sin embargo el camino no es recto completamente. Hay pequeñas variaciones tanto en altura como en desplazamiento lateral. Mies pies notan cada irregularidad y el cuerpo entero se adapta.

yetZ-vdH

Las nubes quieren tener más protagonismo.

Al cabo de unos minutos noto que existe una pendiente positiva durante todo el recorrido.

IMG_1245

Poco a poco la inclinación va aumentando.

Aunque la superficie no es excesivamente complicada me doy cuenta como mis brazos cobran vida propia. Intentan satisfactoriamente equilibrar el cuerpo mediante la compensación. Y no se trata del típico movimiento repetitivo y vertical cual ordeño de una vaca, sino que utilizan las 3 dimensiones como requiere la ocasión.

Ahora sí, me encuentro con un terreno más abrupto. Reduzco la velocidad y me centro aún más en el suelo. No estoy compitiendo con nadie, puedo permitirme esa necesaria reducción de velocidad.

IMG_1247

Ante mi se presenta de nuevo un camino más regular, pero en esta ocasión la pendiente es más pronunciada. Estoy cerca de la primera cima. Decido parar unos segundos.

Me fijo en el camino y en un cartel imaginario leo: “Aumenta la intensidad”. Los carteles suelen estar por algo, le hago caso.

Subo el tramo con fuerza. Siento que ahora la sangre fluye más rápido y los músculos se llenan de energía. La propia velocidad obliga al sentido de la vista a prestar más atención. Suerte que no es el único sentido que aporta información, el tacto que percibo en mis pies que me permiten mis viejas zapatillas hace bien su trabajo. El equilibrio se da la mano con la propiocepción y sigo subiendo con seguridad.

IMG_1254

Llego a la cima de la ruta.

Me tomo un breve descanso. El justo para tomar una panorámica digital y mental del lugar.

la foto (1)

Las nubes se suceden dejando que pase el sol en contadas ocasiones. Me hubiese gustado que más rayos UVB activaran la producción de vitamina D.

Después de tomar conciencia del momento me doy cuenta de un detalle que había pasado desapercibido.

No llevo los auriculares puestos.

Un flash me viene a la mente. Recuerdo cuando salía a correr con mis zapatillas de marca super-amortiguadas. Pendiente en cada momento del “pace” y la distancia recorrida. Pendiente de intentar conseguir algo a través de la monotonía. Pendiente de los pensamientos aleatorios que me transportaban a otro lugar, la mayoría de las veces a un lugar peor; algunos llaman a esto “despejar la mente”. Pendiente, sin querer, de cada golpe seco que recibía mi cuerpo en cada pisada por mucha amortiguación que llevase, pensando que era lo normal aunque sospechando que algo fallaba. Pendiente de la música que tenía que escuchar para no aburrirme, o en el mejor de los casos, motivarme.

Pendiente de todo menos de lo que estaba haciendo.

Vuelvo a la ruta.

La bajada, como ya había advertido, consiste en una sinuosa carretera de tierra que bajo con precaución controlando cada movimiento. Pienso que podría ser un buen escenario para realizarlo en sentido contrario en modo sprint.

 

la foto

 

Disfruto del silencio que percibo en ese lugar. Mi curiosidad humana hace que consulte la cantidad de decibelios en ese momento. La aplicación compara el ambiente con el interior de una casa en tranquilidad. Encuentro la descripción bastante acertada. Apenas un par de picos en la gráfica que corresponden a pulsaciones de botón.

la foto

De nuevo en llano, siento que esta vez la inclinación es casi inexistente. Puedo aligerar la marcha prestando atención a la pisada intentando evitar malas costumbres. Logro contactar con el suelo debajo de mi y no delante.

Distintos tipos de cactus me saludan. Es interesante la forma en que estos seres vivos han llegado a esta solución para proteger su preciado jugo.

Me encuentro con varios árboles, uno de ellos me invita a hacer algo más. Debido a la altura de la rama principal no me permite hacer unas cuantas dominadas. Opto por colgarme y hacer unos isométricos extendiendo piernas.

IMG_1267

Con los abdominales calientes sigo trotando.

El camino me obliga a ralentizar la marcha durante unos metros. Algún riachuelo ahora seco dejó su marca.

Continúo.

Pequeños saltos y cambios de ritmo son necesarios en la mayor parte de esta ladera. Los agradezco.

Noto que no me falta energía durante el suave trote, mi dependencia casi exclusiva por el carbohidrato se va reduciendo.

A modo de premonición me encuentro con un campo de naranjos justo antes de subir hacia la segunda cima.

IMG_1271

Advierto que la mayor parte de la fruta se encuentra en el suelo.

Mi instinto recolector llama a la puerta. Abro la puerta con gusto.

Selecciono una naranja del suelo que ha caído recientemente y la llevo de paseo.

IMG_1275

Corono la segunda cima. El paisaje me resulta familiar.

La bajada tiene demasiada pendiente y presenta demasiadas irregularidades en el terreno como para hacerla corriendo. Decido hacerla andando a buena marcha como colofón final.

nMnOJ

Doy buena cuenta de la naranja recolectada. Fresca, jugosa, sabrosa y llena de vida.

Llego al punto de partida.

Ha sido un buen día de cardio.

Hora de comer.

Share

¿Te mueves poco? Aparca lejos.

El sedentarismo comenzó en el Neolítico debido principalmente al descubrimiento de la agricultura hace unos 10.000 años.

Hemos pasado de ser una especie nómada durante la mayor parte de nuestra historia a seguir un estilo de vida sedentaria viviendo en un lugar fijo donde permanecemos prácticamente toda nuestra vida.

No obstante hoy en día siguen existiendo muchos pueblos nómadas que son estudiados casi como fósiles vivientes de nuestra evolución. Dichos pueblos cambian de lugar en busca de alimentos o mejores condiciones climatológicas recorriendo largas distancias para conseguirlo. Debemos dar gracias a este estilo de vida ya que es la responsable de la expansión de la especie a lo largo del mundo. Por ejemplo, es bastante probable que si no fuese por migraciones que se aprovecharon del Puente de Beringia la presencia de humanos en América no hubiese ocurrido hasta no hace mucho.

Aún tomando un estilo de vida más sedentarios seguíamos moviéndonos con regularidad, quizás no de la misma forma que antes (recolección relajada y caza explosiva) pero al menos lo hacíamos.

Poco a poco este estilo de vida nos ha llevado al extremo, y ahí es donde casi siempre empiezan a fallar las cosas.

El futuro de la humanidad

El futuro de la humanidad

Si quisiéramos no haría falta salir de casa para nada; comida, entretenimiento, comunicación, trabajo, necesidades fisiológicas… Aún no estamos en ese punto pero casi. Hace poco escribí un artículo sobre este tema.

Todo esto me lleva a recomendarte que intentes moverte lo más que puedas, y eso no significa que estés en el gimnasio 3 horas o te pases el día corriendo, simplemente muévete para hacer cosas. Si tienes la suerte, en ese sentido, de tener un trabajo donde no estés sentado durante todo el día, te mereces un buen descanso reparador al llegar a casa. Pero no olvides que por el simple hecho de estar todo el día de pie no significa que estés salvado/a, no dejan de ser siempre los mismos movimientos que involucran los mismos músculos con la misma fuerza, un trabajo no deja de ser un trabajo y lo más probable es que siempre acabes haciendo las mismas cosas, es mejor que estar sentado pero no suficiente.

Pero la realidad de mucha gente es que se levanta por la mañana justo para coger el coche e irse a trabajar, trabajo que consiste en estar sentado durante la mayor parte del tiempo, comer sentado, seguir trabajando, coger el coche para ir a comprar, volver a casa en coche, subir con el ascensor, sentarse en el sofá hasta la hora de cenar, hacer la cena (con suerte) rápido, sentarse para cenar, de nuevo al sofá a ver la tontería del día en la tele y a dormir. Esta misma gente es la que dice que no tiene tiempo para hacer ejercicios o dinero para invertir en ello.

Pasear al chucho también es una opción, aunque si dejas que él también se ejercite te lo agradecerá...

Pasear al chucho también es una opción, aunque si dejas que él también se ejercite te lo agradecerá…

Y es que cuando piensan en ejercitarse inmediatamente su mente les lleva al gimnasio. Lo diré una vez más, para tener una cierta actividad diaria e incluso un poco más allá NO hace falta ir a un gimnasio. Robert y Marcos tienen excelentes artículos que promueven esta idea, échales un vistazo.

¿Qué puedes hacer para moverte más durante el día sin que suponga un trauma descomunal?

Muchas de las cosas que propongo a continuación son lógicas y seguramente estarás cansado/a de leerlas y pensar si, eso ya lo sé, si, esto también, claro que tontería, si pero yo no puedo, no tengo tiempo, llegaría tarde, etc.

Cada persona es un mundo y puede que realmente no sea factible según qué cosas pero te invito a que por muy tontas que te parezcan hagas el esfuerzo de hacerlas durante unas semanas.

  • Evita el coche para ir a trabajar, y no hablo de transporte público si no de ir en bici, patines o andando. ¿No te da tiempo? Levántate antes, acuéstate antes. Si vives en ciudad, calcula realmente cual es la diferencia entre pasar 30 min de tráfico o ir en bici, igual te sorprendes. Si tienes que coger el coche si o si (mi caso) siempre puedes aparcar un poco más lejos, donde seguramente hay más sitio, e ir paseando.
  • Ve a comprar comida andando, que mejor manera de imitar a nuestros ancestros. Que tengas que andar 15 – 20 min no es excusa. Además volverás cargado, ¡y eso no es un problema es un extra!
  • Por favor, no cojas el ascensor… Puedo llegar a entender que lo hagas si vives en el piso 30, pero en un 4º, 5º… 8º no tiene perdón. Es bastante común gente que se gasta 45€ al mes en ir al gimnasio para una clase de spining para luego volverse en coche y subir por el ascensor. En este caso también sirve la regla del aparcamiento, si vives en la planta 15 nadie te impide bajarte antes y subir lo que queda a pie. Y por supuesto puedes subirlas corriendo, de 2 en 2, un piso corriendo y otro lento, como quieras, no hay guías.
  • ¿Tienes sed? Levántate. Que cómodo es estar trabajando todo el día sentado con la botella de agua al lado, ¿verdad?. Si tienes ocasión, levántate a por agua cuando tengas sed.
  • ¿Tienes cierta flexibilidad con los horarios? Si te tienes que pasar todo el día sentado, en lugar de salir de trabajar a las X horas, hazlo a las X+1, es lo que hago yo en este momento. Usa esa hora antes de comer para moverte y romper el estancamiento, puedes pasear, correr, saltar, trepar, lanzar, transportar… todo depende de ti.
  • -Definitivamente no puedo moverme durante el trabajo de ninguna forma-. Tienes 2 opciones, cambia de trabajo o aprovecha el tiempo antes (paseos matutinos) y después del trabajo.
  • Busca información sobre ejercicios calisténicos, no necesitas ningún tipo de material o mínimo para realizarlos. El peso de tu cuerpo y un trozo de pasillo es suficiente, rápido y barato. Dos apuntes sobre este tipo de ejercicios: Las chicas también pueden hacer flexiones, dominadas o burpees, no está prohibido. Las personas que crean que con este tipo de ejercicios no haces nada, -bah, yo puedo hacer 20 flexiones sin despeinarme, necesito algo más duro- que prueben con las variaciones, si eres capaz de realizar correctamente flexiones con una sola mano, dominadas con un brazo, sentadillas con una pierna y similares vas por buen camino 😉

Os dejo con un vídeo que puse hace tiempo con algunas ideas para este último punto:

Share