La mayoría de salsas comerciales están compuestas de estos dos ingredientes

El otro día andaba por el pasillo de salsas de una conocida cadena de supermercados, de Mercadona vamos, y me puse a ver los ingredientes de algunas de ellas. Listaré los tres primeros de cada una, que forman prácticamente la totalidad del producto:

  • Salsa curry: Azúcar líquido, compota de manzana (manzanas, azúcar), vinagre de alcohol
  • Salsa barbacoa: Pasta de tomate, azúcar, agua
  • Salsa chimichurri: Agua, vinagre de alcohol, jarabe de glucosa-fructosa
  • Salsa agridulce: Azúcar, agua, vinagre de vino
  • Salsa jalapeño: Pepinillo, agua, azúcar
  • Salsa de ostras: Agua, azúcar, extracto de ostras 11%
  • Salsa teriyaki: Salsa de soja (agua, soja, trigo, sal), azúcar, agua
  • Salsa chilli: Agua, azúcar, encurtido de pimiento rojo 8%

Sigue leyendo

Share

2 cosas que puedes aprender de los supermercados para alimentarte mejor

Una buena forma de empezar a comer mejor es evitar las grandes superficies para comprar. El 80% de lo que puedes encontrar allí son productos procesados. Sin embargo si vas a carnicerías, pescaderías y fruterías, esa proporción baja hasta un 5% (para los puristas, los porcentajes los he calculado al vuelo, pero sirven para que te hagas una idea). Solo cuando llevas el hábito consolidado de comprar solo lo que conviene te puedes pasear sin peligro por pasillos kilométricos de cereales de desayuno para llegar a la zona de pescadería.

Pero de igual forma que puedes aprender cosas de los anuncios de TV, también lo puedes hacer de las técnicas, tácticas y artimañas que usan los supermercados. Aquí tienes un par de ellas.

Accesible y a la vista

Casi la totalidad de los productos procesados que les interesa vender están en disposición de estantería. Si te das cuenta, la carne, pescado, hortalizas, frutos secos… están en otro tipo de disposición, hasta que no estás justo encima no ves lo que hay. Sin embargo puedes ver un estupendo brick de leche soja en su estante a la legua. No es la única razón de porqué esta disposición, pero lo que no hay duda es que en estanterías abiertas las cosas se ven antes y están más accesibles. ¿Quién se sentiría tentado a comprar unas barritas de cereales si estuviesen dentro de un cajón o detrás de una puerta de armario? Las ventas caerían en picado.

Puedes usar la misma idea en tu cocina, con la diferencia de que en la estantería solo vas a colocar alimentos saludables.

Aquí tienes algunas fotos de como lo hice yo. Cambié la nevera de sitio, retiré una mesita que apenas usaba, compré un par de estanterías económicas de pino, y listo.

IMG_6563

Sigue leyendo

Share

¿Debemos dejar de recomendar carne porque ya se come mucha?

Uno de los principales problemas que tenía la pirámide oficial de nutrición (la “nueva” sigue siendo más de lo mismo añadiendo algún retoque mínimo) es que metía comestibles poco recomendables dentro de ella.

Sí, los ponía en la cima de la pirámide haciéndonos entender que debíamos consumir menos cantidad, pero la picaresca no se inventó ayer.

¿Cuál es el problema? Pues que si te encuentras unas patatas fritas de bolsa en la pirámide entiendes que forma parte de una alimentación saludable. 

Y no. Aunque vaya acompañada de puntualizaciones como: “con moderación“, “de forma responsable” o “dentro de una alimentación equilibrada“, eso se olvida y no sirve para nada.

Sigue leyendo

Share

5 alimentos que uso como endulzantes

Una pregunta recurrente es, ¿entonces como endulzo las cosas si el azúcar no es bueno?

La mayoría de artículos que encontrarás en internet van directamente a listar sustitutos del azúcar, más o menos saludables. Y aunque es eso lo que se busca yo prefiero empezar de otra forma:

  • Primer paso: Educa el paladar y vuelve a apreciar el sabor original de las cosas.
  • Segundo paso: Usa alimentos completos que ya poseen dulzor de forma natural.

Paladar

En la era de los alimentos procesados ultrapalatables es complicado que sepa bien algo si de repente le quitamos el azúcar. Tenemos el paladar tan saturado de dulce que cuando algo no lleva 7 cucharadas de edulcorante, el que sea, nos sabe a rayos.

ylbsh

Si el problema fuese tomar una pequeña porción de dulce con azúcar añadido el domingo después de comer a modo de celebración, no habría problema. Pero no es así, hoy en día la presencia de azúcares refinados es omnipresente.

Pero por suerte se puede reeducar.

Sigue leyendo

Share

Mi opinión sobre la dieta vegana

Creo que desde que empecé a escribir cosas en el blog, a principios de 2012, periódicamente he ido recibiendo de distintas formas la siguiente pregunta: ¿Qué opinas sobre la dieta vegana? 

Y eso es lo que voy a intentar hacer ahora, escribir mi opinión, que puede ser errada para unos y acertada para otros.

Siempre ha habido algo que me chirriaba sobre este tipo de dieta, y curiosamente no en la parte de nutrición, que dedicaré solo un par de párrafos a modo de resumen.

Nutrición

Puedes hacer algunos, bastantes, malabarismos y finalmente conseguir que una dieta vegana no tenga carencias. No lo va a ser más que una dieta más próxima a la que ha acompañado al humano prácticamente en toda su existencia, pero podría ser saludable igualmente. Mis dudas tengo en edades muy tempranas o muy avanzadas, pero es solo una suposición.

Sigue leyendo

Share

¿Qué tomar a media mañana? Un batido como opción

Una de las mejores compras que he hecho últimamente es una de esas batidoras Mix&Go, donde el mismo envase sirve para batir y para transportar, lo único que hay que hacer es cambiar la tapa a rosca para pasar de un modo a otro.

Antes usaba el típico vaso americano grande, de cristal, para cuando me apetecía hacer algún tipo de batido. Pero lo cierto es que es un trasto engorroso de limpiar si su uso va a ser diario, y al final acababa guardado y olvidado. Y además al ser grande según que cosas no quedaban del todo trituradas y daban vueltas como un tío vivo sin llegar a tocar nunca la hélice.

Pero con este invento la verdad es que desde que lo compré lo he estado usando 4 o 5 veces a la semana para preparar un batido de mitad de mañana.

Sigue leyendo

Share

Cómo hackear la fuerza de voluntad para hacer ejercicio y comer bien siempre

old-people

A estas alturas no cabe ninguna duda que tanto la alimentación como el ejercicio son las herramientas más importantes que tenemos para mantener una buena salud física y mental. Suena a cantinela pero no por ello deja de ser cierta. Y lo es cada vez más. Todos los estudios apuntan en la misma dirección, desde distintos ángulos. Hay poca controversia en este aspecto, quizás en discutir qué es una buena alimentación o cual es la mejor forma de ejercitarse, que aproximaré más adelante, pero en el fondo los beneficios están claros.

Todo esto nos lleva a vivir más, pero lo que es más importante, vivir mejor.

Desde luego las relaciones sociales también son importantes pero en este artículo me centraré en estos dos pilares, que son impepinables.

Pensamos que al envejecer lo normal es no tener energía, estar siempre cansados, con cientos de achaques. Y si bien es cierto que no tenemos la energía de una persona de 20 años, el cambio no debería ser tan drástico. Seguro que conoces algún ejemplo de familiar o conocido que a pesar de su edad se mantiene activo y jovial. Y si no conoces ninguno visita cualquier pueblo a lo largo del mundo que aun mantenga un estilo de vida ancestral. Ya te adelanto que no es porque tengan unos genes premium.

¿Te suena la frase, la vejez no lleva a la inactividad, la inactividad lleva a la vejez? Totalmente cierta. La inactividad llama a la inactividad igual que la mala alimentación llama a la mala alimentación, en un bucle de degradación exponencial. Y esto no es un fallo de “diseño”, como más adelante veremos.

( ¡Atención que va post largo! Guárdatelo para leer con calma sí no tienes tiempo a ahora 😉 )

Sigue leyendo

Share