7 días sin Facebook ni Whatsapp

Hace un par de semanas leí que el gobierno de Brasil tenía pensado bloquear la conexión de WhatsApp durante un tiempo por una investigación.

Me pregunté que pasaría si por ejemplo se bloquease la conexión de Facebook y WhatsApp en España durante 7 días. ¿Ataques de pánico? ¿Suicidios en masa? ¿Protestas en la calle no vistas ni durante las mayores injusticias de este país?

No hay más que ver el comportamiento de la gente en trenes, paradas de autobús, en el autobús, conduciendo el autobús, en cada semáforo, andando por la calle, en la cola del supermercado, en la cola del cine, antes de la peli, durante la peli, para quedar con alguien, mientras lo esperas, mientras estás con él o ella… WhatsApp, WhatsApp y Facebook. Y la mayoría de veces para nada en concreto, es casi un acto reflejo.

monofobia

No en vano España es el país que más uso hace de él de toda Europa. Y mundialmente solo superados por Sudáfrica, Singapur y Hong Kong. Ahí es nada.

Y Facebook más de lo mismo.

Si tú no eres de los que lo usan mucho quizás esto te suene exagerado, de otro planeta, pero te aseguro que la adicción a estos servicios en mucha gente es absolutamente real, llegando a ser enfermiza. Y lo peor es que muchos la tienen pero aseguran no tenerla, como pasa con muchas otras adicciones.

Recuerda también que depende también con qué se compare. Si a día de hoy no has usado nunca Facebook o WhatsApp creerás que alguien está obsesionado con el móvil cuando puede que lo único que haga es usar una herramienta de forma responsable. O por el contrario alguien que hace un sobreuso de estas herramientas creerás que tiene un comportamiento normal si lo tuyo es peor y tienes una adicción incontrolada.

Considero que ambos servicios bien usados son excelentes herramientas de comunicación y difusión, y que en mi caso no suponen una adicción. De hecho tengo desactivadas todas las notificaciones provenientes de Facebook y las de todos los grupos de whatsapp desde hace años. Por lo general tengo activada la opción de “No molestar” en el iPhone, al menos en horario laboral. Y las cosas que suelo publicar en Facebook casi siempre las hago sin entrar, como compartir algún vídeo, artículo o fotografía.

adictos_al_whatsapp

Por supuesto de vez en cuando pierdo el tiempo hablando de tonterías como lo puedo hacer alguna vez con otras cosas, pero no va más allá.

Publiqué este pensamiento en Facebook y después de una animada conversación con amigos decidí que ya que no podría saciar mi curiosidad realizando el experimento a nivel nacional al menos si que podría probarlo en mi. No hay que olvidar que siempre vemos la paja en ojo ajeno y no la viga en el nuestro. Pese a estar convencido de que no me supondría nada podría estar equivocado perfectamente.

Así que eso hice la semana pasada, 7 días sin whastapp ni Facebook.

Desinstalé la aplicación del móvil y cerré sesiones de Facebook en el ordenador (la app de Facebook hace mucho que no la tengo instalada)

Antes de la desconexión

En principio 7 días no es mucho, hubiese sido mejor un mes por ejemplo, pero en una semana ya se pueden ver cositas.

Pues bien, a pesar de que fue poco tiempo tuve que avisar por Facebook de que iba iniciar hacer el experimento para evitar malentendidos, dejar previstas algunas cosas que iban a suceder en esa semana, etc. ¡Como si me fuese de viaje!

De hecho si solo leías algunos comentarios que me hicieron y no supieses a cuento de que venían creerías que lo que iba a hacer es emprender una gran hazaña como escalar el Everest o cruzar el Atlántico a nado. La cosa prometía. No había ni empezado el experimento y ya podía sacar las primeras conclusiones 😀

Durante la desconexión

Como era de esperar no noté ningún impulso preocupante. La gente que de verdad tenía interés en decirme algo durante esa semana lo hizo por SMS o me llamó directamente. La que no, no. Y lo mismo hice yo, llamé cuando quise hablar con alguien y el mundo continuó girando.

Al tener un par de páginas en Facebook asociadas a este blog y a otro me sentí tentado en entrar solo para publicar algunos artículos relacionados. Finalmente no lo hice. Cuando comparto algo por twitter con el perfil de @estonoescomida automáticamente se publica en la página correspondiente de Facebook así que no hacía falta. En cuanto al otro blog que tengo, del que obtengo algunos ingresos a diferencia de este que lo hago por amor al arte, no lo actualicé. No se iba a acabar el mundo por una semana tampoco.

Después de la desconexión

Es curioso como casi todo el mundo me preguntó como me había ido, incluso gente con la que no suelo hablar más allá del saludo. Sigo vivo, les contestaba 😀

Algunas conclusiones obvias:

  • Más batería en el móvil.
  • Más tiempo para otras cosas. Poco o mucho dependiendo de quien haga el experimento, pero al fin y al cabo más tiempo.
  • Menos distracciones. Salvando las distancias es como irse un fin de semana a la montaña sin cobertura. Insisto, a pesar de que yo tengo la mayoría de notificaciones desactivadas.

Si las conclusiones son todas buenas y se vive como flotando en una nube de algodón rosa, ¿me voy a dar de baja de Facebook y desinstalar WhatsApp para siempre?

No.

Como ya he dicho al principio, el problema no está en las herramientas, está en el uso que se hace de ellas. ¿podrías vivir sin móvil hoy en día? Evidentemente sí. Ahora, me parece que las ventajas de disponer de uno supera con creces los inconvenientes, máxime cuando el 95% de esos inconvenientes son fruto de un mal uso.

Un ejemplo de mal uso de WhatsApp (y cualquier sistema de mensajería) muy típico: Creer que hablar con alguien por whastapp es lo mismo que hacerlo por teléfono pero por escrito. Algo tan tonto provoca un sinfín de peleas y confusiones. Desde los “leidos”, “recibidos”, “en línea”, lo que tardas en contestar, el como lo dices, las prioridades, la atención, etc.

No-Molestar

Yo voy a seguir como hasta ahora usando Facebook y WhatsApp con las notificaciones al mínimo. Siendo que tienes control absoluto de cuanto quieres que “te moleste” un servicio veo que hoy en día no es necesario salirse de todos los grupos por sistema, dar de baja cuentas o desinstalar aplicaciones y desaprovechar lo que te puede dar cada servicio, que es mucho. Tampoco es preciso estar en absolutamente todos los berenjenales, ni un extremo ni otro.

Conclusión

Dicho esto es probable que vuelva a repetir el experimento dentro de unas semanas, y que lo siga haciendo de forma periódica.

Te animo encarecidamente a que lo pruebes durante una semana. De verdad, hazlo y saca tus propias conclusiones. Aunque creas que no va contigo y que “controlas”.

Una semana es muy poco y te aseguro que no vas a morir de inanición ni nada parecido. Si al segundo o tercer día notas un atisbo de ansiedad, sientes que te aburres más de lo normal, te pones de mal humor, maldices el experimento o tienes muchas ganas de que llegue el séptimo día para por fin poder usarlo… tengo malas (y a la vez buenas) noticias para ti.

Ah, y no me vale la excusa de “es que yo uso Facebook y WhatsApp para mi trabajo y no lo puedo dejar”.

A excepción de casos muy, muy concretos, no necesitas Facebook y WhatsApp para tu trabajo. Si acaso lo que necesitas es un grupo de WhatsApp concreto o una página pública de Facebook en concreto. Nada te impide que durante el experimento bloquees al resto de contactos, o al menos los más usados, y no te enteres de nada a excepción de ese grupo (del que probablemente sea trabajo 10% y chorradas varías 90%). O por ejemplo en el caso de Facebook hacer un acceso directo a la página que gestionas sin necesidad de ver la página de inicio, mil una notificación o mensajes personales privados.

Desde luego no es lo mismo que la desconexión completa, pero opciones hay. Querer es poder. Y cuando uno no quiere o no tiene ganas, no puede.

Pruébalo y me cuentas en los comentarios 😉

Artículos relacionados:

Share

1 Comentarios

  1. Yo no diría que tengo aducción, es más solo lo uso para hablar con un grupo de amigos, mientras trabajo lo uso para boludear, por qué es una mierda estoy mucho tiempo y me pagan una miseria, menos del mínimo que ya en mi país, Argentina Buenos Aires, no sirve para nada, y no estoy en blanco, así que si me echan mucho no me importa, y trabajo muchas horas, seguro algún día lo hago el reto, muy bueno tu artículo

    Reply

Deja un comentario